MILENIO DIGITAL 
4 de noviembre de 2016 / 10:49 a.m.

TAMAULIPAS.- La tormenta que cayó ayer en la mañana dejó afectaciones en Tampico, Ciudad Madero y Altamira, Tamaulipas, y provocó la suspensión de clases, así como del servicio de transporte público, además de originar daños tanto en vías de comunicación federales como en hospitales y el cierre de 500 comercios.

Por ello se aplicó el Plan DN-III en el que participa personal de las secretarías de la Defensa Nacional y de la Marina, en tanto que Protección Civil del gobierno estatal confirmó que cayeron 100 milímetros de lluvia durante cerca de tres horas.

La intensidad de las lluvias tomó por sorpresa a los habitantes de la región y a las autoridades de Protección Civil.

La dependencia estatal había anunciado solo precipitaciones moderadas a partir de la tarde de ayer; sin embargo, las lluvias iniciaron desde temprana hora, con mayor intensidad de las 8 de la mañana hasta pasadas las 10, tiempo en el que lanzaron un mensaje vía Twitter anunciando tiempo severo, cuando éste ya había comenzado.

Al respecto, la Comisión Nacional del Agua advirtió con anticipación sobre las tormentas para Tamaulipas en sus reportes del miércoles a las 7 de la noche, y confirmando las lluvias torrenciales en sus avisos de las 6 y 7 de la mañana de ayer, antes de la contingencia que inundó colonias y dejó diversos daños materiales en Tampico, Ciudad Madero y Altamira.

Por cerca de dos horas se suspendió el servicio de transporte público, por lo que más de 10 mil unidades dejaron de trabajar debido a las inundaciones en calles y avenidas. Al menos se reportaron tres camiones varados en la avenida más transitada de Tampico.

Asimismo, la Secretaría de Educación de Tamaulipas confirmó la suspensión de clases en planteles de nivel básico, tanto para el turno vespertino como para la jornada de hoy. Algunos planteles resultaron inundados afectando a cerca de 100 mil alumnos de preescolar, primaria y secundaria.

Sin tener un estimado de las pérdidas, la Canaco Tampico reportó que 500 negocios cerraron ante el temporal.

En Madero las áreas de ginecología, cardiología y el sótano del Hospital 6 del IMSS resultaron anegados. Personal de limpieza realizó intensas labores para sacar el agua estancada, mientras que derechohabientes se mantenían a la espera de ser atendidos. Hubo daños en el Hospital General Carlos Canseco de Tampico, inaugurado hace ocho meses.

En 10 colonias de Ciudad Madero el agua alcanzó niveles críticos de hasta un metro dentro de los hogares, generando pérdidas para las familias en sus bienes materiales.

En el municipio de Altamira fueron desalojadas 450 personas, la mayor parte del fraccionamiento Santa Elena, donde el agua subió hasta dos metros y afectó al menos 3 mil viviendas. El ayuntamiento activó cuatro albergues y la Marina y Sedena apoyaron con los desalojos e instalaron una cocina móvil; 26 colonias resultaron inundadas.

El director estatal de Protección Civil, Pedro Granados, se reunió junto con los alcaldes de Tampico, Ciudad Madero y Altamira para una evaluación de daños provocados por la tormenta.