CRISTIAN GÓMEZ | MILENIO DIGITAL
4 de agosto de 2015 / 01:07 p.m.

Tampico.- A pesar de que en México se viene legislando desde hace más de una década en materia de transparencia, Tamaulipas aún falla en la rendición de cuentas a la ciudadanía, pues desde el propio Congreso del Estado se incumple el acceso a la información pública.

Ni siquiera se tiene el sistema Infomex, mecanismo que aplican la mayoría de las legislaturas del país, para que las personas hagan solicitudes de información.

De acuerdo con el Diagnóstico del Parlamento Abierto realizado por doce organizaciones sociales con base en las páginas web de las legislaturas estatales y el marco jurídico de las mismas, el Congreso local www.congresotamaulipas. gob.mx no publica la debida información presupuestal y administrativa.

Y es que su sitio de Internet no detalla montos y uso del recurso destinado al Congreso, a los grupos parlamentarios o a los diputados en lo individual, tampoco difunde informes trimestrales de gasto actualizados, ni resultados de auditorías.

También le falta dar a conocer la contratación de asesorías, consultorías y/o estudios de investigación, ya sea de personas físicas o morales y precisar si tales contratos fueron licitados, manejados por invitación restringida o asignados en forma directa.

Además, no utiliza formatos abiertos. Esto está relacionado con el estado actual de las herramientas de telecomunicaciones y sistemas de información, que en nuestros días son fundamentales para el ejercicio de los derechos individuales.

"No es suficiente con que la información exista, debe estar de tal forma que permita su uso, y eso depende de decisiones políticas, no sólo es un tema técnico", señala el dictamen.

La Legislatura estatal no aplica acciones para evitar conflicto de intereses; únicamente se excusa en la atención de asuntos en los que pudiera presentarse.

Lo anterior significa que el Congreso local no regula el cabildeo o los encuentros y reuniones de legisladores con personas, empresas y grupos de interés, para limitar la discrecionalidad de las actividades de cabildeo.

En el análisis a los 31 congresos locales y que incluyó a la Asamblea Legislativa del DF y las Cámaras de Diputados y Senadores, tampoco se encontró alguna disposición que establezca la obligación del legislador de presentar una declaración de intereses al inicio de la legislatura, ni un código de ética y/o conducta.

La entidad tampoco realiza acciones a favor de gobiernos abiertos. Este principio considera que el poder legislativo incorpore en las reformas y legislación que apruebe, disposiciones que favorezcan políticas de gobierno abierto en otros poderes, órdenes de gobierno y en las funciones de la vida parlamentaria.

Los que han realizado algún tipo de actividad y propuesta bajo este principio de gobierno abierto, son la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, la legislatura del estado de Puebla y el Senado de la República.