MULTIMEDIOS DIGITAL
11 de marzo de 2016 / 10:50 a.m.

Tamaulipas.- Luego de ser uno de los lugares más golpeados por la guerra contra el narcotráfico, San Fernando, Tamaulipas ha recuperado poco a poco la vida que llevaba antes de la presencia de diferentes cárteles de la droga.

En el centro del municipio ya se observan los paseantes y vendedores que caminan entre elementos del Ejército Mexicano y Policías estatales, mientras realizan algunas compras.

En el lugar, que fue bautizado como 'pueblo fantasma' tras el desplazamiento de sus habitantes hacia otras ciudades en su intento por huir la disputa entre narcotráficantes, ya hay abasto de productos, pero en las noches hay un cambio radical y el pueblo 'se vuelve a morir'.

“Sí, sabemos que hay peligro y riesgo de salir a altas horas de la noche simplemente por motivos de enfermedad, trasladarnos a un hospital o algo; tener los medicamentos necesarios en nuestra casa, los alimentos para no tener que salir sin necesidad. Ser muy prudentes y nunca salir a altas horas de la noche, entre 8 o 9 de la noche ya estamos en casa”, dijo uno de sus habitantes, quien sufrió el secuestro de dos integrantes de su familia.

En el año 2010 San Fernando fue escenario de una de las tragedias que han marcado a México; 72 migrantes fueron asesinados por el cártel de Los Zetas luego de retener el camión en el que viajaban para intentar cruzar hacia Estados Unidos en busca de una mejor vida para su familia.

Ahora, el pueblo trata de ser el mismo de antes. Más de 400 negocios reabrieron luego de verse obligados a cerras tras las múltiples extorsiones que recibían por parte de integrantes del crimen organizado y las personas que se desplazaron hacia otras ciudades ya regresan poco a poco.

“Sí hubo muchos negocios en aquel tiempo que cerraron sus puertas, era muy difícil la extorsión, es mi obligación decirlo, pero nos hemos ido levantando, hemos ido avanzando en el tema de seguridad. Que los comercios estén abriendo es una señal de confianza, es una señal de que se está avanzando, es una señal de que hay algunos detalles todavía, estamos con todas las ganas del gobierno federal y del del estado para seguir avanzando”, dijo el alcalde Mario De la Garza.

Hace apenas un año las autoridades decidieron retomar la fiesta del pueblo, luego de haberse cancelado durante 11 años debido a los múltiples ataques a civiles que realizaban los narcotráficantes.

En el 2014, San Fernando obtuvo el Récord Guinness por realizar al cóctel de camarón más grande del mundo, con lo que se incrementó el turismo de 12 mil a 24 mil personas el año pasado.

“Hubo un tiempo en que nadie quería venir a San Fernando, hoy es una realidad que están viniendo artistas, se está recuperando el municipio y estamos preparando el aniversario 267 y después vamos a tener la feria del mar con artistas que les ha dado confianza venir a San Fernando”, aseguró el edil.

La zona es tierra fértil para los delincuentes, pues es el paso obligado para quienes se dirigen a los municipios fronterizos de Matamoros y Reynosa; eso provoca la fuerte disputa del territorio.

El lugar llamado 'el cruce de la muerte', divide los caminos hacia los citados municipios. Ahora ahí están fijadas unidades de la Policía Federal, cuyos elementos detienen a todos los vehículos que circulan por el sitio y los revisan uno por uno por una máquina de rayos X.

En las próximas semanas se inaugurará una base de la Marina Armada de México, además del cuartel militar que se ubica en la zona a raíz de la matanza de San Fernando.