NOTIMEX
4 de mayo de 2015 / 12:47 p.m.

Guanajuato.- Navegar en Internet por mucho tiempo no solo disminuye la actividad física de los internautas, sino que destruye las relaciones sociales, consideró José Ibarreche Beltrán, especialista del Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez.

Como cualquier sustancia adictiva, estar conectado por varias horas a Internet o las redes sociales, deteriora el cuerpo, genera un estado de excitación, ansiedad y resta horas de sueño, señaló el especialista.

Ante el incremento del tiempo que un gran número de personas destina al uso de la red, José Ibarreche Beltrán calificó esta conducta como una adicción, cuyos síntomas se manifiestan cuando en el usuario hay preocupación porque la señal del Internet se vaya, por tratar de mantenerse siempre conectado con cualquier pretexto.

Sin embargo, el especialista mencionó que las personas con este tipo de adicción han tenido esfuerzos repetidos, sin éxito, para controlar, disminuir o detener sus impulsos por el uso del Internet.

Ibarreche Beltrán informó que una consecuencia del uso exagerado del Internet propicia problemas de descomposición social, ya que los internautas dejan de cultivar la convivencia con familiares y la interacción personal.

Internet
El especialista señaló que los adolescentes son propensos a presentar esta adicción, ya que a veces muestran depresión y trastornos de ansiedad | ESPECIAL

Estas personas sienten que sólo con el uso del Internet pueden encontrar satisfacción y felicidad, incluso presentan el riesgo de perder relaciones personales y oportunidades de trabajo; al encontrarse en un lugar donde no pueden navegar, pueden notarse malhumorados, tristes, deprimidos, irritables y frustrados.

El especialista señaló que los adolescentes son propensos a presentar esta adicción, ya que a veces muestran depresión, trastornos de ansiedad o problemas de personalidad, al no poder socializar si no es a través de Internet.

Puntualizó que el tratamiento es psicoterapéutico, en donde se trabaja con las capacidades de la persona, a la que además se le enseña que su desarrollo personal no depende del Internet, sino de él mismo.