AP
17 de mayo de 2016 / 04:16 p.m.

San Francisco.- Imagínese un camión de 18 ruedas que avanza por una carretera con 36.000 kilos (80.000 libras) de carga y nadie al volante.

Para muchos esa puede ser una idea descabellada, incluso en momentos en que hay decenas de vehículos autónomos de Google que recorren calles de California, Texas, Washington y Arizona sin chofer.

Pero Anthony Levandowski, un ingeniero que ayudó a promover la tecnología de los vehículos autónomos en Google, está convencido de que los camiones con pilotos automáticos ayudarán a hacer que las carreteras sean más seguras.

Levandowsky dejó Google este año y pasó a trabajar para Otto, un startup de San Francisco que fundó junto con otros dos antiguos empleados de Google, Lior Ron y Don Burnette, y una experta en robótica, Claire Delaunay.

El objetivo es equipar los grandes camiones con software, sensores, lásers y cámaras para que puedan manejarse solos en las carreteras mientras un humano duerme en la litera de la cabina o se ocupa de otras cosas.

Por ahora, los camiones experimentales se manejan solos en las carreteras y los humanos toman el volante en las ciudades. Es un concepto similar al de los aviones que usan el piloto automático a grandes alturas y son controlados por los humanos en el despegue y el aterrizaje.

"La idea es hacer que los camiones funcionen de la forma más humana posible, pero con la confiabilidad de las máquinas", expresó Levandowski.

Es posible que pasen décadas antes de que esta proyecto se haga realidad a pesar de los progresos logrados en los últimos cinco años en el terreno de los vehículos autónomos, sostuvo Steven Shladover, del programa Partners for Advanced Transportation Technology de la Universidad de California, quien opina que la tecnología no está lo suficientemente desarrollada como para que los reguladores le confíen el manejo de un camión.

"No quisiera estar en una carretera cuando no hay nadie al volante de un camión con 36.000 kilos de carga y no creo que nadie quiera estar allí tampoco", manifestó Shladover. "Las consecuencias de cualquier tipo de falla serían demasiado graves".

Los vehículos autónomos de Google han recorrido más de 2.500 millones de kilómetros (1.600 millones de millas) sin tener accidentes que ocasionasen muertes o lesiones graves. De la veintena de incidentes en que se vieron envueltos los autos, Google asumió la responsabilidad de solo uno, un choque con un autobús ocurrido en febrero en Mountain View, California.

Levandowski lleva más de una década trabajando en esta tecnología, empezando en el 2004 con una motocicleta autónoma llamada Ghostrider que se encuentra ahora en el Museo Nacional Smithsoniano de Historia. También diseñó el PriBot, un Prius autónomo que cruzó el puente de la Bahía de San Francisco para entregar una pizza en el 2008, antes de que Google presentase su flota de vehículos que se manejan solos.

Otto cuenta con unos 40 empleados con experiencia en los autos autónomos que tratarán ahora de transferir esa tecnología a los camiones.

Creada hace apenas cuatro meses, Otto ya tiene tres camiones enormes con tecnología para funcionar en forma autónoma y completó el pasado fin de semana su primer ensayo en una carretera pública en Nevada.

La empresa busca ahora un millar de camioneros que se ofrezcan como voluntarios para probar camiones autónomos, quienes deberán tomar el control del camión si hay alguna falla o si las condiciones de la ruta lo exigen.

La meta de Otto es ambiciosa: que los 4,7 millones de camiones que recorren las rutas de Estados Unidos tengan tecnología para funcionar en forma autónoma.