MILENIO DIGITAL
17 de noviembre de 2016 / 04:51 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La llegada del Buen Fin da inicio a la temporada más alta de phishing o suplantación de identidad, advierte la empresa de ciberseguridad Kaspersky Lab.

Según una investigación realizada por esta compañía, en los últimos años el período navideño que comienza de manera no oficial con el Buen Fin y continúa con el Black Friday, se ha caracterizado por un aumento de phishing y otros tipos de ciberataques, lo que sugiere que el patrón se repetirá este año.

En 2014 y 2015, la proporción de páginas de phishing detectadas durante el cuarto trimestre, el cual incluye el período navideño, fue alrededor de 9 puntos porcentuales más grande que el promedio del año en su conjunto.

Al tratar de robar datos de pago, los delincuentes utilizan diferentes esquemas: pueden crear una página falsa de un sistema de pago conocido, copian sitios legítimos de minoristas en línea o incluso crean tiendas 100 por ciento falsas con ofertas muy atractivas.

Con el fin de evitar ser víctima de estafas de phishing durante esta temporada, se recomienda tomar las siguientes medidas:

Verificar el dominio. Es común registrar dominios con el nombre de marcas famosas pero con un cambio en una letra del nombre. Por ejemplo, "sitedecompra.com" se convierte en "sitedeconpra.com"

Comprobar si el sitio cuenta con bloqueo de seguridad SSL, porque los sitios fraudulentos rara vez lo tienen.

Dudar de ofertas extravagantes. Otra táctica común es ofrecer productos a precios muy atractivos, muy por debajo de los del mercado. Ante la duda, es mejor no comprar. Jamás encontrarás un iPhone en mil pesos.

Tener cuidado con los mensajes SMS y los anuncios en redes sociales. Se debe dudar de las supuestas ofertas recibidas por estos medios. Para confirmar que son reales, hay que buscar el producto anunciado en el sitio del comerciante y verificar la promoción.

Utilizar software de protección. Te ayudan a realizar compras en línea, bloqueando sitios de phishing. Asimismo, pueden reducir los riesgos de sufrir una clonación de la tarjeta o la alteración del recibo bancario por virus.