AP
8 de julio de 2016 / 08:37 a.m.

MÉXICO.— Un celular de Samsung que fue publicitado como "resistente al agua" en realidad no lo es. El problema parece estar limitado al modelo Galaxy S7 Active, disponible en Estados Unidos solo a través de la empresa de telefonía AT&T. Los modelos más comunes S7 y S7 Edge también fueron vendidos como resistentes al agua, pero sí pasaron las pruebas.

Los encargados de realizar este experimento fallido fue la revista internacional Consumer Reports, respetada por sus pruebas de productos, dijo el viernes que no puede recomendar el Active porque a juzgar por las pruebas no cumple con las aseveraciones de Samsung. Por el otro lado, calificó los teléfonos S7 y S7 de "excelentes" por su pantalla, vida de batería y cámara.

Maria Rerecich, directora de pruebas electrónicas, dijo que se sorprendió de que fallara el Active. Agregó que las afirmaciones de Samsung suelen ser "aceptables".

Samsung dijo que todos sus teléfonos S7, incluso el Active, están diseñados para seguir funcionando luego de ser sumergidos a una profundidad de hasta 1,5 metros (5 pies) durante 30 minutos.
Con el experimento se afirmó que después de media hora en el agua, la pantalla del Active destelló verde y otros colores y no respondió al tacto. Agregó que aparecieron burbujas pequeñas en los lentes de la cámara. 

En Estados Unidos, el teléfono Active cuesta 795 dólares, un equivalente a casi 15 mil pesos mexicanos.