MULTIMEDIOS DIGITAL
11 de abril de 2016 / 05:36 p.m.

Cabo Cañavera.- El lanzamiento de la nave de carga estadounidense Dragon CRS-8 en dirección a la estación espacial internacional llamó especialmente la atención de los medios el 8 de abril, dado que, por segunda vez, la compañía SpaceX logró recuperar intacta la primera etapa de su cohete Falcon-9, en esta ocasión gracias a un aterrizaje controlado sobre una barcaza anclada en pleno océano Atlántico.

El despegue se produjo a las 20:43, desde Cabo Cañaveral. El vector Falcon-9 FT (F9-023) desempeñó de forma normal su misión, liberando la cápsula Dragon en una órbita baja preliminar. A las 11:23 del 10 de abril, la nave era capturada por el brazo robótico de la estación orbital, manejado por el astronauta Tim Peake, quien la unió al complejo.

La Dragon transporta 3,5 toneladas de carga y suministros. Buena parte de todo ello está situado en la zona presurizada de la cápsula recuperable, pero el vehículo también incluye en esa cifra al módulo BEAM, , almacenado en la zona no presurizada.Construido por la compañía Bigelow, será unido a uno de los puertos de la estación e inflado. Tras un período de observación, que permitirá comprobar si mantiene bien la presión interna, el espacio será visitado periódicamente por los astronautas, para recuperar datos y lecturas y evaluar su estado. Dicho tipo de módulos, mucho menos pesados que los tradicionales, podrían facilitar la construcción de hábitats para viajar a Marte o para situar en la superficie de la Luna o el Planeta Rojo.

Está prevista la instalación del BEAM 5 días después de su llegada, y su inflado a finales de mayo. Una vez con su tamaño definitivo, la estructura medirá unos 3 metros de ancho por 4 metros de largo. Se espera que su misión dure unos dos años, durante la cual se evaluarán aspectos como su resistencia a la radiación, los impactos de micrometeoritos o la contaminación.

La misión de la Dragon incluye asimismo experimentos biomédicos, de ciencias de los materiales en microgravedad, etc. Una vez descargada, y cargada de nuevo con elementos útiles a recuperar, la nave regresará a la Tierra el 11 de mayo, amerizando en el océano Pacífico.