REUTERS
1 de julio de 2016 / 04:53 p.m.

Santos Lugares.- Inspirado en una escuela que cuenta con la bendición del Papa Francisco, un obispo protestante de Argentina lanzó una carrera de tres años para formar a "consultores en asuntos exorcísticos" que estén capacitados para diagnosticar invasiones diabólicas y asistir en la expulsión de demonios.

La cátedra creada por el obispo Manuel Acuña está abierta tanto a estudiantes religiosos como laicos, quienes se formarán en áreas que van desde la psicología, la antropología y la filosofía hasta la brujería, la parapsicología y la demonología.

"En tres años nosotros tendremos los primeros consultores en asuntos exorcísticos en América Latina", dijo el obispo de 54 años, que afirma haber realizado más de 1.200 exorcismos.

En una entrevista con Reuters realizada en su parroquia de Santos Lugares, en las afueras de Buenos Aires, Acuña afirmó que su Escuela de Formación Espiritual (EFE) enseña a aconsejar a quienes creen que su cuerpo o su hogar está invadido por una presencia maligna y a asistir en el proceso de "liberación".

"La práctica del ritual exorcístico siempre va a estar a cargo de un ministro religioso ordenado. Es un conjuro, una batalla que se libra contra el mal y para eso sí se necesita la habilitación del obispo a su sacerdote, y él ha de armar su equipo. Aquí es donde entran los consultores exorcísticos", dijo.

"Lo que hace el consultor exorcístico es asistir u orientar a la persona que asiste a su consulta, para indicarle cuál es el grado de influencia espiritual que puede haber en aquello que le está sucediendo", explicó Acuña, que se define como luterano.

Su escuela cuenta con el apoyo del Centro Antropológico de Expresiones Culturales de Rosario, de la provincia de Santa Fe, pero Acuña dice que aspira a obtener una validación oficial para dar a sus cátedras un nivel académico superior.

Entre la bibliografía principal para el curso destacan figuras como el sacerdote italiano Gabriele Amorth, uno de los fundadores de la católica Asociación Internacional de Exorcistas que en el 2014 fue reconocida formalmente por el Vaticano.

Uno de los objetivos centrales de Acuña es traspasar las fronteras y abrir la puerta a personas no religiosas. Por eso se enorgullece de que entre sus estudiantes haya una abogada y un psicólogo social, entre otros aspirantes seculares.

"La demonología en sí misma no es una disciplina que se estudie fuera del ámbito de la Iglesia. La estamos llevando nosotros en forma ecuménica y abierta a todos lo que deseen estudiarla, cualquiera sea su confesión"