22 de marzo de 2014 / 01:19 a.m.

Papantla de Olarte.- La tradición dicta que para recibir la primavera se debe vestir de blanco, pero la zona arqueológica de Tajín dio la bienvenida a la estación con miles de personas que llegaron a cargarse de energía ataviadas de negro.

Para nada un acto de rebeldía. Los miles de turistas tienen una razón para lucir así: este viernes se presenta Tool en Nicho de la Música, como parte de Cumbre Tajín "La revelación de lo posible".

Playeras negras, sudaderas oscuras, botas Dr. Martens y gafas para el sol desfilan por la zona arqueológica, considerada cuna de la cultura totonaca y Patromonio de la Humanidad, título que le otorgó la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Justo enfrente de la Pirámide de los Nichos, un grupo de danzantes decidió hacer su ritual sagrado para dar la bienvenida al equinoccio y agradecer a los cuatro puntos cardinales el arribo de la estación.

Su vestimenta negra contrasta con la de unas turistas provenientes de Monterrey. Ésta es su primera visita a Tajín y, por lo que han visto, se declaran enamoradas de su cultura y tradiciones.

"Nos trajeron en un viaje especial, del Centro Uno del Seguro Social, para cargarnos de energía", subrayó la señora María Guadalupe.

Las actividades de Cumbre Tajín se vivirán de manera intensa hasta el próximo domingo, con música de diversas partes del mundo, con muestras en los talleres artesanales y con casas de sanación, de temazcal y de la paz.

Notimex