MULTIMEDIOS DIGITAL
9 de mayo de 2016 / 03:54 p.m.

Se trata de una estatua de Adolfo Hitler, la cual muestra a un hombre con un inocente gesto, y fue vendida en más de 17 millones de dólares.

La figura posee alta calidad de manufactura. Lo característico que tiene es que representa a uno de los hombres más polémicos del pasado siglo: Adolfo Hitler. La pose en la que fue inmortalizado es una con la que poco se le puede asociar: de rodillas, con las manos entrelazadas y una mirada seria.

“Extremadamente potente y desconcertante. Desafió los tabúes de representación por disfrazar el mal encarnado bajo un manto de inocencia”, definió el vicepresidente de la sección de Posguerra y arte contemporáneo de Christie’s, Loic Gouzer.

La obra fue llamada "Him" (Él), y fue realizada por el artista italiano Maurizio Cattelan, consiguió ser vendida en la exorbitante suma de 17.18 millones de dólares, esto en una subasta organizada por la casa Christie’s. Al igual que muchos, Gouzer piensa que el hecho de que alguien pudiera pagar tanto por tener a Hitler en pose de niño de primera comunión es algo irracional. Él, lo explicó así: “es incomprensible que a alguien le guste contemplar la encarnación del mal en su casa”.

Por su parte, Cattelan, afirmó que en mil ocasiones pensó en destruir la escultura realizada hace más de 15 años y mil veces cambió de idea. Mejor para él: en 2012 fue expuesta en el Museo Guggenheim de Nueva York y, ahora, logró ser vendida, algo que hubiera sido difícil años atrás, pero que ahora encontró un buen momento, comentó Gouzer.