1 de octubre de 2014 / 04:44 p.m.

EU.- El sistema cuidadosamente controlado de Hollywood para estrenar películas está oficialmente bajo asedio.

El "windowing", como se conoce la práctica de exhibir primero una película en los cines y luego en otras plataformas de vídeo, por Internet y en televisión, ha estado bajo una presión cada vez mayor a medida que las pantallas más pequeñas luchan contra la prominencia de los cines. Ahora Netflix ha anunciado el golpe más notable contra el windowing con sus planes de lanzar una segunda parte de "Crouching Tiger, Hidden Dragon" el mismo día que llega a los cines IMAX en agosto de 2015.

La película, producida por Weinstein Co., no es una producción de estudio, por lo que es en muchos aspectos apenas marginalmente más significativa que la gran cantidad de películas independientes que salen al mercado regularmente en video a pedido. Sin embargo, el anuncio es la medida más audaz hasta la fecha de un medio digital para atacar el patrón tradicional de lanzamientos de Hollywood.

"Esta es una oportunidad única para que alguien de afuera sacuda lo que parece ser una estrategia de lanzamiento cada vez más anticuada", dijo Rich Greenfield, analista de medios de BTIG Research. "Tuvieron que entrar en el negocio del cine para reducir el windowing y creo que es un importante primer paso para Netflix".

Los exhibidores, en conjunto con los grandes estudios, siempre han tratado de proteger la exhibición en la gran pantalla. El martes, dos de las cadenas más grandes de cines de Estados Unidos, Regal Cinemas y Cinemark, ambas con algunos teatros IMAX, se negaron de inmediato a exhibir la película.

"No vamos a participar en un experimento donde se puede ver el mismo producto en pantallas que van desde tres pisos de altura a tres pulgadas de ancho en un teléfono inteligente", dijo el portavoz de Regal, Russ Nunley. "Creemos que la opción para disfrutar realmente de una gran película es clara".

La segunda parte, "Crouching Tiger, Hidden Dragon: The Green Legend", no es una apuesta segura a pesar de la sensación que causó su predecesora en el año 2000.

"Crouching Tiger, Hidden Dragon" ganó cuatro premios Oscar, incluyendo mejor película en lengua extranjera, y recaudó 214 millones de dólares en todo el mundo. El atractivo internacional de la película seguramente también motivó a Netflix, en constante expansión, que recientemente ha hecho incursiones en Europa.

Pero las segundas partes que se lanzan tanto tiempo después de la película original muchas veces batallan para mantener el interés de la audiencia. Y, quizá aún más importante, "The Green Legend" no estará cobijada por el aclamado director de "Crouching Tiger", Ang Lee. En su lugar, será dirigida por Yuen Wo-Ping, el coreógrafo de artes marciales de "The Matrix" y las dos entregas de "Kill Bill". En estos momentos se filma en Nueva Zelanda.

Harvey Weinstein, copresidente de Weinstein Co., dijo en un comunicado que "la experiencia de ir al cine está evolucionando rápida y profundamente, y Netflix está sin duda a la vanguardia de ese movimiento".

La entrada de Netflix en el negocio del cine llega en un momento potencialmente frágil para la industria del cine, después de un verano en el que los ingresos de taquilla se redujeron 15% con respecto al año pasado.

FOTO: Reuters

AP