NOTIMEX
5 de julio de 2016 / 07:08 p.m.

México.- Un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca (ITSTB), en Veracruz, crearon un proceso para fabricar papel ecológico a base de fibras no maderables procedentes de los desechos de la planta del plátano.

El proyecto buscó darle un valor agregado a los residuos a partir de fibras y celulosa del pseudotallo de la planta del plátano para reducir el impacto ecológico, ya que para una tonelada de papel se usan más de 40 mil litros de agua y dos toneladas de madera.

El fruto debe alcanzar su maduración para iniciar el proceso, luego, los agricultores cortan la mata lo que genera cerca de 60 kilos de pseudotallo, explicó Martha Patricia Ramírez Rosas, integrante del equipo.

“Ahora trabajamos en la modalidad de cartón multicapa, ya que se demanda cada vez más en el mercado para embalajes”, dijo la alumna Saraí García Lara. “Además hemos hecho cosas decorativas como lámparas y elementos de diseño. Comprobamos que es posible imprimir en ellas, pintar, entre otras aplicaciones”.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la asesora del proyecto, Erika Dolores Ruiz, indicó que las cajas de zapatos serán uno de los primeros productos que promocionarán, pues es posible obtener hasta 15 cajas de un pseudotallo.

Dolores Ruiz agregó que una caja tradicional de zapatos se distribuye a un precio de entre 11 y 27 pesos en el mercado, mientras que con el proceso ecológico de las estudiantes sería de 7.50 pesos, por el bajo costo de producción.

Contrario a las papeleras comunes que producen una gran cantidad de residuos contaminantes, las estudiantes no usan químicos porque su método genera cero desechos, gracias a que el sobrante se somete a otro proceso para recuperarse por completo.

Las alumnas proponen una línea de producción libre de sustancias tóxicas para fabricar papel de diferentes grosores y texturas a base de celulosa y fibras del pseudotallo del plátano, los cuales no tendrían químicos y serían productos 100 por ciento degradables.

El proyecto de las estudiantes Martha Patricia Ramírez Rosas, Cecilia Galicia Rodríguez, Saraí García Lara y Ady Doreidy Ramón Ponce, asesorados por los profesores Erika Dolores Ruiz e Ibis Rafael Huerta Mora, se encuentra en solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).