MILENIO DIGITAL
17 de noviembre de 2017 / 03:13 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Sergio Canavero es un médico italiano que ha generado mucha polémica por su intención de realizar un trasplante de cabeza en un paciente humano vivo. Y hoy, vuelve a estar en el ojo del huracán tras haber anunciado "el primer trasplante exitoso" de una cabeza humana.

Canavero no ha presentado pruebas del hecho, y ni siquiera realizó él la intervención, pero su supuesto éxito tiene un detalle que hace dudar a los escépticos: que el trasplante se realizó entre dos cadáveres humanos.

Desde su página de Facebook, el doctor Canavero anunció que un equipo liderado por el profesor Xiaoping Ren, de la Universidad Médica Harbin, en China, realizó un "exitoso" trasplante de cabeza entre dos cadáveres humanos.

La intervención, de la que no se han presentado pruebas o imágenes, habría durado unas 18 horas y fue realizada por el equipo de Ren, que en enero del año pasado afirmó haber injertado exitosamente una cabeza en el cuerpo de un mono.

Según afirmó Canavero, durante el trasplante se conectaron la espina, los vasos sanguíneos y los nervios de la cabeza de un cadáver al cuerpo del otro. El médico afirmó al diario The Telegraph que mediante el éxito de la intervención se comprobó con estimulación eléctrica de los nervios.

Según el médico, quien es director del Grupo de Neuromodulación Avanzada de Turín y es apodado 'Frankenstein', el siguiente paso "inminentemente" es realizar el mismo procedimiento en un paciente vivo, paralizado del cuello para abajo.

Para ello, ya tiene elegido a un paciente: Valery Spiridinov, un ruso de 33 años de edad que se ofreció como voluntario para someterse al trasplante en el momento en el que la tecnología para ello esté lista.

A pesar de su entusiasmo, diversos especialistas médicos se muestran escépticos ante el supuesto "éxito" de Canavero. Uno de ellos, el doctor en neurociencia Dean Burnett, desconfío de la noticia en un artículo en el periódico británico The Guardian.

Según Burnett, no se le puede llamar "éxito" a una intervención quirúrgica donde los dos "pacientes" están muertos desde el inicio de ésta. Además, aseguró que el supuesto trasplante en el cuerpo de un mono sólo logró que el animal siguiera vivo, pero éste nunca recobró la conciencia y, como no se unió la espina dorsal, si lo hubiera hecho habría quedado paralizado irremediablemente.

Según Burnett, un trasplante de cabeza es imposible y Canavero no ha mostrado ninguna evidencia del supuesto éxito de sus intervenciones, lo cual es "anticientífico". Afirmó que, de estar equivocado, gustosamente lo aceptará y se disculpará.

"Pero nada de lo que Canavero ha dicho o hecho me hace pensar que tiene una idea clara de cómo hará lo que dice que hará", concluyó Burnett en su artículo.


dezr