18 de marzo de 2014 / 07:50 p.m.

EU.- Abby Putterill, de 16 años, encontró a un ardilla bebé, por lo que decidió cuidarla hasta que pudiera valerse por sí misma. Lo curioso del caso, es que el animal ahora vive en su cabeza.

Cuando sólo tenía 10 días de nacida encontraron a la ardilla en Bally Vaughan el Santuario de Vida Silvestre de Zimbabue. Abby Putterill que vive cerca del lugar solía jugar con ella. Por su lado la ardilla descubrió lo confortable que podía ser el cabello de su nueva amiga.

 

Los padres de Abby, de 16 años de edad, también disfrutan de estar cerca de los animales por lo que no parece molestarles cuando Hammy, la ardilla, se traslada al cabello de Abby.

Hammy parece estar lo suficientemente feliz para quedarse allí y ver el mundo pasar.

Y Abby tiene constantemente el pelo recogido en una cola de caballo para que cuando la pequeña criatura decida tomar un descanso tenga donde hacerlo.

AGENCIAS