Reuters 
25 de febrero de 2014 / 08:00 p.m.

Estados Unidos .- - Un meteorito de hasta 1.5 metros de diámetro impactó contra la Luna en septiembre y produjo el resplandor de luz más brillante hasta ahora visto desde La Tierra, dijeron astrónomos esta semana.

Objetos de tamaño similar se precipitan sobre La Tierra todos los días, aunque la mayoría quedan destruidos al pasar por la atmósfera del planeta.

La agencia espacial de Estados Unidos, NASA, afirma que cerca de 100 toneladas de material procedente del espacio entra a la atmósfera todos los días.

La Luna, que no tiene una atmósfera que la proteja, está vulnerable al impacto de restos espaciales. La evidencia de eso se encuentra sobre toda su superficie cubierta de cráteres y de vez en cuando es grabado por cámaras desde la Tierra.

Ese fue el caso el 11 de septiembre del 2013, cuando un par de telescopios en España, que estaban siguiendo automáticamente impactos de meteoritos en la Luna, registraron al resplandor más brillante y largo jamás observado en la Luna.

"En ese momento me di cuenta de que había visto un evento muy raro y extraordinario", afirmó el astrónomo José Madiedo, de la Universidad de Huelva, en España, a través de un comunicado.

Usualmente, los resplandores de luz de impactos de meteoritos en la luna duran sólo una fracción de segundo. El resplandor de septiembre fue casi tan brillante como Polaris, la Estrella del Norte, y la luminosidad duró otros ocho segundos, según una grabación en video realizada por Madiedo.

"Cualquier persona de la Tierra que haya sido lo suficientemente afortunada como para haber estado mirando la Luna en este momento habría podido verlo", comentó la Real Sociedad Astronómica del Reino Unido en un comunicado de prensa.

Los científicos estiman que el meteorito medía entre 0.6 metros y 1.4 metros en diámetro y que pesaba unos 400 kilos.

A una velocidad de más de 61 mil  kilómetros por hora, el meteorito impactó una región conocida como Mare Nubium con la fuerza de cerca de 15 toneladas de TNT y seguramente dejó un cráter de 40 metros.