28 de enero de 2014 / 12:29 a.m.

Senegal.- Una multitud saqueó las oficinas de la organización defensora de los derechos gays más prominente de Costa de Marfil, lo que puso de relieve los peligros que enfrentan esos grupos aun en los pocos países africanos donde la homosexualidad no es considerada un delito.

El ataque ocurrió el sábado por la tarde, pero no se difundió sino hasta el lunes. Casi 200 personas irrumpieron en las oficinas del grupo llamado Alternative Cote d'Ivoire (Costa de Marfil Alternativa), ubicadas en un suburbio exclusivo de Abiyán, donde arrojaron rocas para romper las ventanas y robaron computadoras, dijo Claver Touré, director ejecutivo del grupo.

Otros lanzaron bolsas de basura contra las paredes de la propiedad. Había carteles colgados en los muros que decían: "Detengan a los homos" y "Fuera pederastas". La palabra pederasta o pedófilo es usada comúnmente en el occidente de Africa para agredir a los homosexuales.

"Todo lo que podían llevarse se lo llevaron, lo demás fue destruido", dijo Touré, quien agregó que un guardia de seguridad privada fue hospitalizado con heridas en el rostro.

Los hechos de violencia se dieron después de varios días de protestas contra la homosexualidad en Costa de Marfil, que a veces es considerado un santuario para los gays que huyen de la persecución en otras partes del continente.

También se suman a la percepción de que los activistas a favor de los homosexuales en Africa están bajo asedio, ya que varios países tratan de consolidar leyes que criminalizan la homosexualidad.

Una nueva ley en Nigeria prohíbe todas las asociaciones gays, y los legisladores de Uganda podrían aprobar una iniciativa de ley que impone penas de cadena perpetua a parejas gays que tengan sexo.

AP