ADA RODRÍGUEZ 
14 de octubre de 2015 / 12:24 p.m.

Monterrey.- Seguramente en más de una ocasión has disfrutado de una noche con cielo despejado y repleto de luminosas estrellas, que sin duda te ha obligado a pensar si podrías bautizar con tu nombre a una de ellas.

La realidad es que esto no es tan fácil como parece, pues en entrevista con Telediario Digital, el astrónomo, Pablo Lonnie Pacheco Railey, quien ofreció la conferencia ‘¿Le puedo poner mi nombre a una estrella?’, en la Feria del Internacional del Libro 2015, comentó que quien se encarga de ello es la Unión Astronómica Internacional.

“A una estrella no le pueden cambiar su nombre, existe la Unión de Astronómica Internacional que se encarga de la nomenclatura celeste, los nombre de las estrellas, los cometas, de los asteroides, de los nuevos satélites que se descubren, de los planetas e incluso de los rasgos que hay sobre la superficie de ellos, lo cráteres, los valles y las montañas”, explicó.

Sin embargo, no todo está perdido, a los cometas si puedes bautizarlos, aunque no con tu primer nombre, pero si con tu apellido.

Pablo Lonnie
Pablo Lonnie Pacheco Railey, en la conferencia '¿Puedo ponerle mi nombre a una estrella?' en la Feria del Libro 2015.  | ADA RODRÍGUEZ
¿QUÉ DEBO HACER PARA QUE UN COMETA TENGA MI APELLIDO?

Primeramente tienes que contar con un telescopio o binoculares que te permitan observar el cielo e ir moldeando tu visión nocturna y tu habilidad para identificar cuerpos celestes y también poder orientarte sin necesidad de utilizar mapas, brújulas o aplicaciones.

Después se debe identificar en donde se realizarán las observaciones, mientras más oscuro sea el lugar mejor, por lo que Pablo Lonnie recomienda que sea una montaña o un pueblo y que no haya luna llena pues de lo contrario el cielo estará muy iluminado e impedirá que los astros puedan ser observados.

Otro aspecto muy importante es conocer la diferencia entre una estrella y un cometa, de lo contrario, no podrás distinguirlo a la hora de explorar el cielo. Lonnie explica que la principal diferencia entre estos dos astros es el movimiento.

“Las estrellas tienen un movimiento propio, pero no es alrededor del sol y tienen que pasar muchos años para que se muevan (…) en cambio, en el cometa puede pasar una sola hora o menos y vas a ver que ya no está en la misma posición”, mencionó.

TELESCOPIO
Para iniciar las exploraciones en la bóveda celeste es necesario contar un telescopio o binoculares e ir adaptando tu visión nocturna. | ESPECIAL

Una vez que ya has identificado a ambos astros, ¡Ahora si inicia la búsqueda!, pero ¡Cuidado! recuerda que debes verificar el movimiento de los astros. Pablo Lonnie recomienda verificar la posición del cometa mínimo cada 45 minutos.

Una vez que ya te has asegurado de que en realidad se trate de un cometa, entonces sí, puedes enviar tu reporte al Buro Central de Telegramas Astronómicos, de la Unión Astronómica Internacional y esperar a que tu hallazgo no sea una falsa alarma.

“Hay un Buro Central de Telegramas Astronómicos que recibe toda esta información, digamos lo más reciente. Frecuentemente de cada cinco reportes solamente uno es real y los demás son alarmas falsas”, explicó Lonnie.

Pero ¡mucho ojo! porque debes hacer el reporte de inmediato de lo contrario alguien podría registrar el cometa.

“Lo tienes que reportar inmediatamente, si no lo reportas alguien más lo va a ver, de hecho hay ocasiones en las que tres personas lo reportan casi al mismo tiempo y entonces el cometa lleva el nombre de los tres separados por un guion, según el orden en que vayan llegando”.

Y seguramente te preguntarás si esto tiene costo, pues realmente esto es completamente gratis, aunque claro implica todo un trabajo de minuciosa observación.

Ahora ya conoces el proceso para que un cometa pueda llevar tu apellido, sólo esperemos que al menos no sea uno muy largo o difícil de pronunciar.