MULTIMEDIOS DIGITAL
25 de marzo de 2016 / 01:30 p.m.

Ciudad de México.- ¿Sabías que una botella de plástico tarda hasta mil años en descomponerse? Mucho tiempo para un recipiente que muchos usamos sólo una vez, ¿no crees?, por eso, Ari Jónsson, estudiante de diseño de la Academia de Artes de Islandia, creó una botella totalmente biodegradable a base de algas marinas.

Para hacerla, Ari utilizó agar, un polvo hecho a base de algas que al agregarle agua forma un material gelatinoso que es vertido en un molde en forma de botella. Luego de pasar un corto tiempo en el congelador se desmonta y la botella está lista.

De acuerdo a MILENIO, mientras el recipiente tenga agua, mantendrá la forma, pero una vez que esté vacío comenzará a deshacerse.

Esta es la botella hecha con algas que reduciría la contaminación

Jónsson asegura que el agua que almacena la botella es totalmente potable e incluso el recipiente se puede comer, pues está hecha de ingredientes naturales; aunque admitió que luego de unas horas dentro de la botella, el agua adquiere un ligero sabor a alga.

El proyecto fue presentado en durante el festival de diseño de Reikiavik de este año y no es el primero de su tipo. En 2015 un grupo de emprendedores se llevaron el premio de innovación sustentable que otorga el Instituto Europeo de Innovación Tecnológica por Ooho, una burbuja hecha a base de algas y cloruro de calcio que rodea con una membrana comestible al agua potable.