7 de febrero de 2014 / 12:44 a.m.

Nueva York.- Los maniquíes de David’s Bridal muy pronto tendrán cinturas más anchas y senos más caídos para una apariencia más realista.

"Esto dará (a las compradoras) una mejor idea de cómo se verá la ropa en ellas", dijo Michele Von Plato, vicepresidente de la mayor cadena de vestidos de novia en el país.

Numerosas tiendas están usando versiones más realistas de los maniquíes, que a menudo tienen cuerpos más esbeltos y sin rostro, para mostrar su mercancía.

Eso es parte de un esfuerzo de los comercios minoristas por hacer que se parezcan más a las mujeres que suelen comprar la ropa.

Esto no sólo implica agregar más volumen, sino también experimentar con el maquillaje, las pelucas e incluso las poses.

Estos cambios ocurren después de dos décadas de que las tiendas han estado retirando maniquíes para ahorrar dinero. Muchos comercios los han sustituido por figuras sin cabezas, brazos ni piernas que pueden costar unos 300 dólares, comparados con los más realistas que pueden llegar a costar hasta mil 500 dólares.

Pero en la actualidad, como muchas personas compran en Internet, las tiendas están utilizando los maniquíes para instar a los compradores a comprar en sus locales. De hecho, estudios han demostrado que los maniquíes son importantes para que los consumidores hagan sus decisiones de compras.

El 42 por ciento de los compradores que fueron encuestados recientemente por la firma NPD Group Inc. dijeron que algún detalle en los maniquíes influye en su decisión de comprar alguna ropa. En el sondeo, los maniquíes quedaron por detrás de los amigos y parientes en cuanto a influencia.

"Los maniquíes son la quintaesencia de los vendedores silenciosos", dijo Eric Feigenbaum, presidente del departamento de mercadería visual en LIM College, un centro de estudios sobre la moda en la ciudad de Nueva York.

Agencias