19 de enero de 2014 / 10:34 p.m.

EU.- Los calamares gigantes son una de las criaturas más misteriosas de la Tierra. Su elusiva naturaleza y su inquietante y temible aspecto, unidos a su impresionante tamaño, han convertido a este animal en un mito. Aunque su existencia es conocida desde tiempos inmemoriables por los marinos, que los confundían con monstruos, los encuentros son escasos. En ocasiones, sus cadáveres aparecen en la costa o son arrastrados por las redes de algún barco de pesca y solo una vez, el pasado año, unas cámaras de televisión pudieron filmar un ejemplar vivo en las profundidades marinas, en aguas japonesas. Es precisamente en la costa de ese país asiático donde un nuevo calamar gigante ha aparecido en las redes de un pescador. Aunque el ejemplar, de 4 metros de largo y 150 kilos de peso, fue capturado vivo, murió poco después de ser llevado a la superficie.

Según narran distintos medios japoneses, el veterano pescador Shigenori Goto tiró de su red, echada a 70 metros de profundidad en la isla de Sadogashima para pescar una especie de platijas o rodaballos, cuando apareció una captura completamente inesperada. El calamar gigante estaba vivo y nadaba entre las redes. Por desgracia, murió poco después de que el pescador lo sacara del agua.

Hace un año, la cadena japonesa NHK y la estadounidense Discovery Channel lograban grabar por primera vez en las profundidades marinas al calamar gigante, a unos 15 kilómetros al este de la isla nipona de Chichijima, a unos 1.000 kilómetros al sur de Tokio. Los miembros del equipo emplearon un sumergible que captó las imágenes a una profundidad de 630 metros gracias a una cámara de alta definición. El animal tenía unos 3 metros de largo, aunque carecía de sus dos tentáculos más prominentes, por lo que podía ser aún mayor. La tripulación pasó 400 horas en el sumergible para filmar al calamar.

Con tres corazones, una visión cien veces más potente que la del ser humano y un cerebro muy desarrollado, este mítico gigante se oculta en los abismos marinos, entre los 400 y los 1.500 metros bajo la superficie del mar, donde la presión es muy elevada y la luz del sol prácticamente inexistente. Se cree que se trata del invertebrado más grande del mundo, ya que puede llegar a alcanzar unos mil kilogramos de peso y unos 20 metros de longitud.

AGENCIAS