MILENIO DIGITAL
14 de noviembre de 2017 / 08:44 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde 2006, y gracias a una resolución de la ONU, se celebra en muchos países el Día Mundial de la Diabetes.

Esta conmemoración busca aumentar la conciencia pública sobre esa enfermedad y sus complicaciones conexas.

Dicha resolución también pretende alentar a los países miembros a que elaboren políticas sobre la prevención, el tratamiento y la atención de la diabetes.

Según la OMS, la diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia o aumento del azúcar en la sangre.

Según la ONU, el número de personas con diabetes en el mundo casi se ha cuadruplicado desde 1980, y la proporción de personas que la sufren casi se ha duplicado, pues pasó del 4.7 por ciento al 8.5 por ciento de los adultos en el mundo.

Los países latinoamericanos y del Caribe presentan las tasas más elevadas de prevalencia de la diabetes, encabezados por Belice, con el 12.4 por ciento de la población, y México con 10.7 por ciento. En 2012, la diabetes fue la causa directa de 1.5 millones de muertes en todo el mundo.

Por todas esas razones, y reconociendo que la diabetes es una enfermedad crónica, debilitante y costosa, el 20 de diciembre de 2006 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 14 de noviembre como el Día Mundial de la Diabetes.

Su objetivo, como ya se dijo, es el de crear conciencia pública sobre esa enfermedad y las complicaciones, así como el de generar políticas sobre cómo prevenir, tratar y vigilar el avance de la diabetes en la población del mundo.

Asimismo, la ONU señaló a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el órgano encargado de coordinar el logro de estos objetivos. En América, la agencia especializada en salud pública es la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

ilp