27 de mayo de 2014 / 01:20 p.m.

Roma.- El Sumo Pontífice  habló con periodistas a bordo del avión papal que lo llevó de regreso al Vaticano desde Jerusalén, en donde informó que cree que los sacerdotes de la Iglesia Católica deberían ser célibes, pero que la norma no es un dogma inalterable, y que "la puerta siempre está abierta" al cambio.

Francisco hizo comentarios similares cuando fue arzobispo de Buenos Aires, pero estos son los primeros que realiza desde que se convirtió en Papa.

"El celibato no es un dogma", dijo, respondiendo a una pregunta sobre si la Iglesia Católica debería permitir algún día que los sacerdotes se casen, como ocurre en otras iglesias cristianas.

"Es una norma de vida que yo aprecio mucho y creo que es un regalo a la Iglesia, pero como no es un dogma, la puerta siempre está abierta", sostuvo.

La Iglesia enseña que el sacerdote debería dedicarse totalmente a su vocación, esencialmente tomando a la Iglesia como su esposa para ayudarla a cumplir con su misión.

Ha habido presión para que ocurra un cambio, especialmente como consecuencia de los recientes escándalos de abuso sexual, algunos han propuesto que el celibato sea una opción dentro de la Iglesia, planteando que las frustraciones sexuales podrían llevar a algunos sacerdotes a abusar sexualmente de menores.

Pero la Iglesia rechaza esta afirmación, diciendo que la pedofilia, ya sea dentro o fuera de ella, es cometida por personas con problemas sicológicos.

Los sacerdotes pueden casarse en la Iglesia Anglicana y otras iglesias protestantes, así como en la Iglesia Ortodoxa.

REUTERS