5 de junio de 2014 / 02:07 p.m.

Monterrey.- Páginas de citas, encuentros en la red, chats con webcam, chatroulettes, estás son algunas de las formas en las cuáles puedes sufrir de una sextorsión.

¿Cómo se da una sextorsión?

Fácil, muchas víctimas ingresan a una página de citas o alguna web que promete encuentros "eróticos" mediante webcam, el engaño consiste en mostrarte videos falsos sobre alguna mujer, o incluso hombres realizando un tipo de show privado, mejor conocido como "cibersexo", pero la realidad es que son videos pregrabados creados para engañar y motivar a que el usuario haga lo mismo con el objetivo de grabarle.

Los delincuentes se acercan al círculo privado para hacer mayor su amenaza. Tratan de conocer o entrar en la vida digital social de su víctima (por ejemplo, entrando por engaño o por derecho en su círculo en las redes sociales). El chantajista al tener el desnudo de la víctima lo que hace es solicitarle dinero para que dicho material no sea publicado o mostrado a sus amigos o familiares mediante redes sociales.

Cada vez con más frecuencia llegan noticias que constatan el aumento alarmante de este tipo de casos en diversos lugares del mundo: Singapur, Rusia, Brasil, Uruguay, España e incluso México tal como ya advertía en 2011 la fiscalía. En ocasiones el proceso de sextorsión termina trágicamente.

Un engaño doble: no todo lo que ves en web, es real.

En ocasiones se trata de una grabación, y del otro lado esta la persona grabando, pero en otros casos se trata de mujeres que han sido contratadas para seducir y desnudarte delante de la webcam para luego dejar la extorsión en los "especialistas".

El punto es que en cualquiera de los dos casos el espectador lo que cree ver es una oportunidad de encontrar a alguien que desea lo mismo que él, cuando la persona cae en el juego, a partir de ese momento, cualquier cosa es posible y es cuando realmente la persona sobrepasa límites no imaginables en su supuesta relación íntima digital pero sobre todo virtual

El perfil de las víctimas

Es muy variado, quizá especialmente hombres aunque también se produce con mujeres. Un caso típico de víctima puede ser un joven o varón adulto que cree haber encontrado una mujer con la que compartir excitación y prácticas sexuales usando la webcam. Sin embargo, también podemos encontrar mujeres de mediana edad y chicos adolescentes.

Decálogo para una víctima de sextorsión

Pide ayuda. Solicita el apoyo de una persona adulta de confianza.

No cedas al chantaje. No acceder a las peticiones del chantajista si con ellas este se hace más fuerte.

No des información adicional. Cualquier dato o información puede ser usado por quien te acosa.

Guarda las pruebas. Cuando te amenace, te muestre cosas delicadas… captura la pantalla y anota día y hora.

Retira información delicada. Borra o guarda en otro lugar informaciones o imágenes privadas que puedas tener. Si no lo has hecho, tapa la webcam.

Elimina malware. Asegúrate de que no tienes software malicioso en tu equipo.

Cambia las claves personales. Puede que esté espiando tus comunicaciones en las redes sociales.

Comprueba si puede llevar a cabo sus amenazas. Muchas amenazas son faroles, no son ciertas. Trata de comprobar que tiene las imágenes que dice.

Avisa a quien te acosa de que comete delito grave. Debe saber que la Ley le puede perseguir y que tú lo sabes.

Formula una denuncia. La Ley persigue con dureza este tipo de delitos, especialmente si eres menor de edad.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL