NOTIMEX
3 de febrero de 2016 / 04:34 p.m.

México.- La eliminación de las células desgastadas, que ya son incapaces de dividirse y van acumulándose en el cuerpo causando daños en tejidos, podría ayudar a combatir enfermedades relacionadas con la vejez en las personas, sugieren científicos.

Biólogos moleculares de Estados Unidos concluyeron que para una vida sana los seres humanos podrían en un futuro utilizar tratamientos para eliminar las células viejas, o bloquear sus efectos, después de obtener resultados positivos en un experimento con ratones.

A medida que envejecen los animales y las personas, las células -llamadas senescentes- ya no pueden dividirse y se acumulan por todo el cuerpo liberando moléculas que pueden dañar los tejidos cercanos y provocar enfermedades como insuficiencia renal y diabetes tipo 2.

Para probar el papel de las células en el envejecimiento, Darren Baker y Jan van Deursen, biólogos moleculares en la Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, y sus colegas decidieron investigar lo que ocurría si las senescentes desaparecían.

Los investigadores inyectaron una droga a ratones de laboratorio para poder matar sus células desgastadas acumuladas en sus cuerpos, trabajo que implicó una modificación genética sofisticada y extensas pruebas fisiológicas.

“Creemos que estas células son malas cuando se acumulan. Así que las quitamos y vimos las consecuencias”, explica Barker al dar cuenta de la investigación en un artículo publicado en la revista especializada Nature.

Seis meses después de que los científicos exterminaron las células senescentes de los ratones, éstos eran más saludables de varias maneras que los roedores del grupo de control.

Sus riñones funcionaban mejor y sus corazones eran más resistentes al estrés, tendían a explorar sus jaulas más y algunos desarrollaron cáncer pero a una edad posterior, además de al eliminar las células también extendió la vida útil de los ratones en hasta 30 por ciento.

En la esperanza de descubrir terapias para combatir las enfermedades de la vejez, los investigadores ya están buscando fármacos que puedan eliminar directamente las células senescentes o detener sus efectos para brindar la oportunidad a las personas de una vida larga y sana.