17 de octubre de 2014 / 10:19 p.m.

Rusia.- "No porque me arruga el traje" o "No porque me aprieta"… son algunas de las excusas que dan quienes se niegan a colocarse el cinturón de seguridad cada que manejan sus automóviles.

Sin embargo, esa vanidad o descuido puede tener un alto costo, una prueba es lo ocurrido en Rusia, donde luego de un duro choque, uno de los conductores implicados salió disparado a través de su ventana, para después pararse por sí solo sin problema alguno.

Afortunadamente, el accidentado salió ileso, porque de lo contrario la historia sería otra.

FOTO: YouTube

TELEDIARIO DIGITAL