NOTIMEX
29 de marzo de 2016 / 07:04 p.m.

México.- La alerta código cero para trasplantes salvó la vida a una persona de 14 años que a principios de este mes fue diagnosticada con hepatitis fulminante y requería un hígado.

Ese mecanismo consiste en poner a un paciente en primer lugar en la lista de trasplantes en todo el país, según explicó Gustavo Varela Fascinetto, jefe del Departamento de Trasplantes del Hospital Infantil de México "Federico Gómez".

En este caso el beneficiado fue José Eduardo Sotelo, del municipio de Naucalpan, quien llegó al nosocomio el 25 de marzo y en menos de siete días tuvo que ser trasplantado del hígado, que pertenecía a un hombre de 57 años de edad que pesaba 70 kilogramos.

La hepatitis fulminante provoca ese órgano deje de funcionar en pocos días sin que previamente de síntomas.

Se presume que el padecimiento tiene origen en un virus entre el que puede estar el de la hepatitis A, aunque también hay otros factores.

"Es un látigo esto de las hepatitis fulminantes, en la mayoría de las veces no se pueden identificar las causas, algunas veces es un virus, otros son sustancias tóxicas”, subrayó Gustavo Varela .

De acuerdo con el especialista muchos medicamentos también pueden producir falla hepática fulminante, de ahí la importancia de no automedicarse, particularmente no se debe tomar acetaminofen y otros analgésicos sin vigilancia médica.

Varela Fascinetto mencionó que 14 de los 117 trasplantes en general que se han hecho en el hospital han sido por hepatitis fulminante.

Puntualizó que la falta de órganos no permite garantizar esa práctica a quienes lo requieren aun cuando se active la alerta, pues en sólo uno de cada tres casos de ese tipo de hepatitis se logra respuesta a tiempo.

Sin embargo confió en que el menor llevará una vida normal porque aun cuando el hígado es complejo para trasplantarse tiene alto nivel de regeneración.

En su oportunidad José Eduardo Sotelo comentó que una semana antes de ingresar al hospital "Federico Gómez" comenzó con vómito, dolor de estómago y no recordaba algunas situaciones.

Indicó que su estado de salud empeoró al perder la vista de manera temporal, además de que no podía orinar.