MULTIMEDIOS DIGITAL 
29 de septiembre de 2015 / 12:20 p.m.

Monterrey.- Una niña transgénero recibió una gran noticia que su madre no dudo en publicarlo en redes sociales.

“Creo que uno de los temas más grandes de nuestra sociedad es que la gente no entiende lo que es ser transgénero. Quiero que la gente vea este video y observe la reacción auténtica de una niña transgénero que finalmente podrá vivir la vida del modo que la siente en su interior. Quiero que la gente vea esto, porque quizás le abra los ojos. Quizás le abra los ojos a cualquiera que es diferente. Tal vez lo haga darse cuenta que las personas que son transgénero son personas iguales a cualquiera, pero que ellos tienen un riesgo mucho mayor a ser violentados o ridiculizados sobre algo que no pueden elegir. Yo aseguro que a ningún niño le gustaría que se rieran de él por eso, los niños no quieren ser heridos o molestados. Ningún niño escogería ser transgénero, esto es 100% una condición de nacimiento”, publicó su madre, Erica Maison.

Corey Maison
Corey Maison y su madre Erica Maison. | ESPECIAL

LA HISTORIA

Corey Maison tiene 14 años y desde hace más de dos años esperaba iniciar su terapia de hormonas. En el video Maison toma la caja y al no poder contener la emoción abraza su madre quien deja de grabar, 'estaba muy ansiosa y no podía parar de sonreír', dijo Erica.

Erica Maison mencionó en su publicación que su hija desde muy pequeña siempre fue muy femenina, le gustaba ponerse vestidos y ropa de mujer, pero en público utilizaba ropa de hombre, ya que en quinto grado Corey sufrió acoso escolar, por lo que su madre decidió sacarla de la escuela para que tuviera clases particulares.

Un momento decisivo en su vida ocurrió cuando tenía 11 años. Juntas vieron un video sobre la transgénero Jazz Jennings, eso les abrió los ojos y Corey dijo “Mamá, soy como ella, yo soy una chica”, desde ese momento Erica y su familia comenzó a investigar y asesorarse para iniciar su transición, fueron a una clínica en Chicago donde consiguieron que le hicieran un tratamiento de implantes que le ayudara a llevar de mejor forma su condición.

A los 14 años, Corey estaba lista para comenzar su terapia de hormonas. La familia envió una carta al hospital y se envió la receta para comprar las cajas de estrógeno correspondientes. “Estaba temblando y llorando de vuelta de la farmacia. Yo estaba tratando de pensar en el mejor modo de decirle que el día que había estado esperando por 2 años y medio finalmente había llegado”.