notimex
20 de enero de 2016 / 08:43 a.m.

Estado de México.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) donó ocho metros cúbicos de madera aserrada a la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) para elaborar nidos del búho afilador en la región del Nevado de Toluca.

El material forestal maderable, que servirá para el proyecto de conservación de esa especie, proviene de decomisos realizados durante los operativos contra la tala clandestina en el estado.

Personal de la Delegación Federal de la Profepa en la entidad entregó 6.5 metros cúbicos de madera de pino y 1.5 metros cúbicos de madera de oyamel, para la fabricación de cajas de nido artificales, con lo que se prevé un aumento poblacional de varias especies de aves en el Área de Protección de Flora y Fauna.

En un comunicado, especificó que la Facultad de Ciencias de la UAEMex solicitó a la Profepa la donación del material para llevar a cabo el proyecto de investigación “Algunos aspectos sobre la biología y conservación del búho afilador (Aegolius acadicus) en la región del Nevado de Toluca, Estado de México”.

Ese proyecto involucra un estudio sobre la conservación de aves que anidan en cavidades dentro de los árboles, ya que la reproducción de estas especies se ve afectada debido a la falta de huecos naturales.

Recordó que de acuerdo a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, se pueden realizar donaciones a instituciones científicas o de enseñanza superior para su aprovechamiento lícito, siempre y cuando sus funciones o actividades no sean lucrativas.

En ese sentido, refrendó su compromiso de proteger la biodiversidad en el Nevado de Toluca y la integridad de los ecositemas forestales, ya que esa especie incluye en su dieta pequeños mamíferos, aves, ranas e insectos, permitiendo un control biológico de plagas.

Además, cumple una función de primaria importancia al determinar, frecuentemente, la estructura y organización de las comunidades biológicas con las que convive y al ser una especie muy sensible funcionan como bio-indicador de poluciones ambientales.