6 de enero de 2014 / 10:49 p.m.

Hiroshima.- En Japón, subcontratistas que realizan las obras de descontaminación radioactiva contratan a vagabundos a los cuales les pagan salarios menores que el mínimo e incluso los convierten en deudores.

Las labores de limpieza se han visto retrasadas y es que no hay suficiente personal para realizarlas.

Después de un escándalo en el cual se acusaba a los Yakuza (la mafia japonesa) de suministrar indigentes para trabajar limpiando la planta nuclear, la agencia Reuters llevó a cabo una investigación especial y reveló los esquemas opacos de la manera en que se organizan las labores de limpieza.

De las 733 compañías que están involucradas (por lo menos en las 10 principales ciudades contaminadas) 56 de ellas (todas ellas subcontratistas) realizan obras con un valor de 2.5 mil millones de dólares.

Así mismo, otras cinco empresas ni siquiera han podido ser identificadas pues no están registradas, no tienen números de teléfono, ni página web, ni siquiera un grupo de Facebook.

Entonces, entre la intervención de los grupos criminales y la corrupción, la limpieza del desastre de Fukushima ha expuesto algo terrible en Japón: que sus autoridades laboran como autoridades mexicanas.

Según Reuters ni siquiera la tercera parte del dinero que el gobierno japonés manda para realizar las obras de descontaminación llega a los obreros, la mayor parte de él se queda en los subcontratistas, quienes pagan a los obreros cerca de 6 dólares la hora, cuando el salario mínimo oficial que ordenó el gobierno para trabajar en Fukushima es de 6.5 dólares por hora.

En muchas ocasiones, los trabajadores terminan debiendo dinero a los subcontratistas, pues de su pago se les descuenta dinero para la comida, el alojamiento, la lavandería, etcétera.

Agencias