MILENIO DIGITAL
7 de marzo de 2017 / 07:57 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La mejor manera de celebrar este 8 de marzo es haciendo un paro total de laborales para demostrar la importancia que tienen las mujeres en la sociedad, o al menos eso es lo que piensa la organización denominada “Paro Internacional de Mujeres” o PIM.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el PIM llama a mujeres de 50 países diferentes a hacer dos tipos de paros. Uno de labores remuneradas y otro de las labores por las que las mujeres no reciben nada a cambio, tales como el aseo de la casa.

Milenio platicó con Sandra Muñoz, una de las organizadoras del Paro Internacional de Mujeres en México para saber más sobre este movimiento, por qué es importante en el contexto actual y cómo puedes unirte.

De acuerdo con Sandra, el paro comenzó a organizarse a finales de 2016, luego de que un grupo de mujeres polacas se negara a trabajar y la convocatoria que se hizo en Argentina en contra de la violencia de género. Pese a ser movimientos totalmente separados, todos tienen un mismo objetivo: levantar la voz por la equidad y violencia de género.

¿Cuáles son las exigencias en México?


Sandra, quien se interesó en el activismo feminista después del feminicidio de su prima de 16 años en Chiapas, cuenta que el principal objetivo del paro en México es el protestar por los altos índices de violencia de género que hay no sólo en el país, sino en Latinoamérica.

“Entre las exigencias de las mexicanas está que el gobierno publique de forma transparente los datos sobre feminicidios y que explique por qué está recortando presupuesto para prevención de violencia de género. Que se cree un equipo de investigadores profesionales y apartidistas que hagan un documento acerca del estado del feminicidio en México.”, dijo Sandra.

Además de llamar a un paro de labores, el PIM organizará brigadas de información en algunas estaciones del Metro de la Ciudad de México, así como protestas pacíficas.

¿Cómo puedes unirte?

Puedes hacerlo de tres maneras: parar las labores remuneradas, paro de labores no remuneradas o portar alguna prenda de color negro o violeta.

Para la primera opción, escoge si va a ser una jornada completa, media o una hora. Si no puedes dejar de trabajar, entonces escoge hacerlo bajo protesta. Avisa a tus compañeros y jefes que lo estás haciendo en protesta por la violencia y equidad de género o puedes imprimir uno de los carteles que la artista Lorena Wolf hizo.

Si vas a para las labores no remuneradas, entonces debes dejar de cuidar a otros si no te pagan por hacerlo, no limpiar tu casa, no cocinar o no hacer labores emocionales tales como dar consejos.

Sandra asegura que el 75% de estas actividades son hechas por mujeres, por lo que el paro servirá para sensibilizar la “infravaloración de ese trabajo”. “Además queremos llamar a que cada 8 de mes haya paros de labores no remuneradas, para crear una cultura de equidad y participación social”, dijo.

¿Se pueden unir los hombres?

Pese a que Sandra asegura que ha sido un debate del PIM en todas las partes del mundo, se llegó a un consenso para determinar que la forma en la que los hombres pueden participar es hacer un cuestionamiento persona sobre sus acciones y si participan o no en la violencia de género.

“Puede ser que reflexionen por qué guardan silencio al momento de un chiste machista entre los amigos hasta cómo se comportan con sus compañeras, amigas, esposas, madres o hermanas”.

Otra de las formas que recomienda Sandra es crear conciencia entre sus círculos de influencia y sobre todo entre otros hombres sobre la equidad y violencia de género.

Sandra está consciente de que el paro este 8 de marzo no cambiará la problemática mágicamente, pero sí tiene la esperanza de que ayude a sentar las bases de una cultura menos machista y violenta.

“La violencia no se trata de creencias, sino abrir los ojos a la realidad. Basta con saber que 7 mujeres mueren a diario y no por un asalto o accidente, mueren porque sus parejas, papás o maridos las matan”.

Para esto, se necesita también una red de mujeres unidas, capaces de apoyar a las otras cuando lo necesiten y fomentar la amistad entre nosotras. La manera más fácil, de acuerdo con Sandra, es portar una pulserita de color violeta “para que cualquier mujer que se sienta mal, necesita hacer una llamada o lo que sea pueda confiar en quien porta el bracelete para tener ayuda”.

Países como Australia, Brasil, Cambodia, Colombia, Corea del Sur, República Checa, Finlandia, Hungría, Irlanda del Norte, Israle, Polonia, Rusia, Escocia, Reino Unido, Tailandia y Venezuela son algunos de los que se unirán al paro.