MULTIMEDIOS DIGITAL
6 de abril de 2016 / 01:15 p.m.

Monterrey.- El 6 de abril se celebra el Día Mundial de la Actividad Física, y se ya te animaste a hacer ejercicio y cuidar tu salud, te invitamos a que pongas mucha atención a las siguientes recomendaciones.

La actividad física es una práctica habitual para prevenir enfermedades, controlar el peso y mejorar la autoestima, pero está rodeada de creencias populares que en muchos casos son usadas como excusas para no hacerlo.

En los siguientes puntos encontrarás las seis verdades sobre una de las conductas saludables más importantes en la vida del ser humano.

1.- Me cuesta empezar, ¿cómo hago?

Comienza con 5 minutos de actividad, una vez que el cuerpo se pone en movimiento, pedirá más. Para empezar has una actividad liviana como caminar, andar en bicicleta, bailar, nadar, tomar clases de gimnasia de bajo impacto o yoga.

Elije la actividad que prefieras y busca que esa actividad cumpla con estas tres condiciones: progresiva (empezar de a poco), divertida (que te guste) y posible (que no interfiera con tu vida).

Si todavía no te animas, prueba tomando decisiones activas como subir por la escalera en lugar de esperar el ascensor, caminar si tu destino está a menos de 10 cuadras, dar un paseo más largo con el perro o lavar el auto más seguido. No olvides que todo cuenta como ejercicio.

2.- Es importante practicar deporte o hacer una actividad física

Practicar ejercicios y hacer actividad física puede ayudar a prevenir o retrasar el desarrollo de enfermedades crónicas como diabetes, cáncer, osteoporosis y enfermedades cardiovasculares. Además, mejora el estado de ánimo, estimula la agilidad mental, alivia la depresión, ayuda a manejar el estrés y mejora la capacidad de relacionarnos con otras personas.

3.- Moverte es sinónimo de quemar grasa

En cuanto te pongas en actividad tu cuerpo comenzará a quemar más calorías y grasa. Mientras más intenso sea el trabajo más calorías y grasa quemarás durante el ejercicio e incluso después de haber terminado.

Si te cuesta hacer ejercicio prueba con intervalos: intercala esfuerzos fáciles con difíciles. Por ejemplo, puedes trotar durante dos minutos, correr 30 segundos, y repetir la secuencia varias veces. También quemarás más calorías y grasas durante y después de las pesas si haces una sesión intensa con breves descansos entre repeticiones.

4.- ¿Hacer pesas me robustece?

Si elegiste hacer pesas debes de saber el siguiente mito. El entrenamiento con pesas da firmeza a la musculatura y permite desarrollar nuevas fibras. Lograr crecimiento muscular importante requiere de mucha disciplina y fuertes sesiones de musculación sumadas a una dieta apropiada.

En todo caso las modificaciones en la apariencia corporal están orientadas a mejor forma de las líneas y mayor dureza, pero nunca hacia una apariencia de gordura, ¡al contrario! 

Además debes tener en cuenta que no comenzarás con alto peso, sino que irás de la mano con tu instructor para que vaya viendo tu evolución.

5.- El ejercicio puede cambiar la forma del cuerpo

El ejercicio puede modificar la forma hasta cierto punto pero no hace milagros. El mejor plan es mejorar lo que tienes, según sea tu contextura podrás combinar pesas con aeróbicos para lograr una figura más esculpida. Lo más importante es tener en cuenta que los cambios no ocurren de la noche a la mañana y que siempre van acompañados de una dieta balanceada.

6. ¿Cuál es el mejor momento del día para hacer ejercicio?

Cualquiera. Lo importante es hacer ejercicio regularmente. Encuentra el momento y la actividad que te sean más cómodos y mantenlos.