MULTIMEDIOS DIGITAL

MONTERREY.- Desde la gastronomía hasta los lugares, pasando por la música y la agenda deportiva y cultural. El tan criticado y querido estilo de vida de los regios es algo difícil de disfrutar si no se vive en la Ciudad de las Montañas.

¡Checa esta lista de cosas que podrías echar de menos si te vas de Monterrey!

La carne asada

En este apartado hablemos de toda la gastronomía regia; el principal reto fuera de Monterrey será conseguir un asador, carbón y buenos cortes de carne. Si te mudas a otras ciudades norteñas de México como Coahuila, Sonora o Chihuahua, no tendrás problema para localizar una buena carnicería.

Lo mismo si viajas a Argentina, Uruguay y Chile en donde puedes degustar exquisitos cortes de carne. Pero, si te vas a vivir al sur del país, o la India ¡buena suerte regio!

Que rico se ve
De ver se antoja. | ESPECIAL

Lo mismo para conseguir tortillas de harina, tacos de trompo, frijoles a la charra (de verdad, no son de Jalisco), tacos Tlaquepaque (los que venden en Monterrey nada tiene que ver con Tlaquepaque, Jalisco), tacos al vapor, tostadas estilo Siberia, machacado y desde luego: barbacoa de res los domingos.

Otro punto importante en el apartado gastronómico, es que tomes en cuenta que más bien por el hecho de ser mexicano, si sales del país, extrañarás mucho el picante.

La cerveza helada

La 'cultura del frío' que se vive en Monterrey, y que data del siglo antepasado cuando don Isaac Garza comenzó un negocio de cervecería en Monterrey, mismo que a la postre incluiría una fábrica de hielo, ha llevado a los regios a cometer un atroz crimen contra las bebidas derivadas de la cebada: enfriar en exceso una cerveza.

Cerveza en tarro
No, en Monterrey no se acostumbra a tomar cerveza a temperatura ambiente en tarro. | ESPECIAL

En otras ciudades del mundo de alto consumo de cerveza, como Berlín y Londres, la cerveza se consume a temperatura ambiente. De hecho, dicen los que saben, que una efectiva cata de cerveza no se logra si está se encuentra sumamente fría ya que sus propiedades no tienen el mismo efecto.

En fin. El caso es que en Monterrey las hieleras se llenan mitad hielo, mitad cerveza, misma que se consume con la botella de vidrio o lata de aluminio sudando de frío. Incluso hay quienes colocan sal al hielo para conservar la temperatura aún más fría.

Conseguir esto fuera de Monterrey es todo un reto.

Los regiomontanisísmos

Ese acento golpea'o diciendo cosas como 'nambe ne' y uno que otro anglisismo como 'voy en mi troca', será sin duda un elemento clave a echar de menos fuera de Monterrey.

Frente a los otros hispanoparlantes será divertido escucharte decir "necesito un incaíble" o "compré un abánico", "ocupo esta silla", "me pica el zacate", "si sacas que", "pásate el legajo", "cuidado con el bordo", entre otros.

Pero además, deberás de tener cuidado con tu acento, porque más de uno creerá que eres un colérico iracundo desatado que se la pasa de malas todo el tiempo.

El Cerro de la Silla

Si de niño no aprendiste para donde es el norte, el sur, el oriente y el poniente porque mejor aprendiste a guiarte de acuerdo a los cerros, prepárate porque fuera de Monterrey estarás frito.

cERRO DE LAS mITRAS
El Cerro de las Mitras, otra bella postal de Monterrey. | ESPECIAL

Pero más allá del problema que tendrás con los puntos cardinales, también echarás de menos la majestuosidad de las montañas. El Cerro de la Silla al amanecer con el sol a su espalda, o la Sierra Madre con un cielo soleado y las paredes blancas de la Huasteca. Sin duda, la nuestra, es una ciudad de bellos escenarios.

El clima

Sí, la verdad es posible que no lo extrañes mucho, pero eso sí, después de vivir en Monterrey, será raro cuando te digan que se mueren de calor y el termómetro apenas llega a los 20 grados, y viceversa, que te digan que se mueren de frío con 13 grados.

La raza

Es lo que más vas a extrañar... si eres pambolero vas a echar de menos los debates acerca de quién es mejor, si los Tigres o los Rayados. Las charlas acerca de la política local, de las personalidades conocidas. No echarás de menos la prepotencia regia, pero sí el trato amable y la sonrisa de los regios.

Tigres y rayados
La raza regia. | ESPECIAL

Echarás de menos que la actividad en el día empiece desde muy temprano, y que aun cuando seas el cliente que llegó después de que cerraron te atiendan. También echarás de menos la solidaridad, y el calor regio, las cosas buenas que, a pesar de giros y choques generacionales, prevalecen.

¿Tú qué opinas?