22 de febrero de 2014 / 08:51 p.m.

México.- Como resultado del Proyecto Aula, estudiantes del Sistema de Bachillerato del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un horno fundidor portátil de aluminio para prácticas escolares, a fin de reforzar las competencias en el área metalmecánica.

En un comunicado precisaron que a diferencia de los hornos convencionales, este prototipo en forma de cubo mide 45 centímetros por lado y pesa 10 kilos; puede fundir latas y las virutas de aluminio.

Diana Alejandra Martínez Cortés, Raúl Alejandro Ranjel Olvera e Isaac Gallardo Sánchez, con la asesoría del profesor Juan Domingo Batista García, de la carrera de Técnico en procesos industriales del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT-4) “Lázaro Cárdenas”, construyeron este horno para la materia de Tecnología de los Materiales.

Martínez Cortés indicó que debido a que los hornos industriales son muy caros y grandes “buscamos crear uno de crisol basculante, económico y compacto que pudiéramos mover dentro de la escuela, así como una base y pinzas especiales para inclinarlo manualmente.

“Esto, con el propósito de vaciar el metal fundido en los moldes que previamente construimos con yeso y cera”, agregó.

Ranjel Olvera detalló “en el trabajo de fundición se realizan dos procesos básicos: en el primero se elaboran los moldes siguiendo un proceso artesanal de plastilina, silicón y fibra de vidrio para generar un molde de cera que se encapsula en yeso, luego se mete al horno para derretir la cera y dejar listo el hueco para realizar el vaciado”.

Explicó que el siguiente proceso es la fundición en el cual se derrite el metal para vaciarlo en los moldes.

“Ya que está el hueco del molde tomamos el crisol desde una base elaborada por nosotros y con unas pinzas especiales que también construimos con material resistente al calor, un ángulo especial y el diámetro exacto para sujetarlo”, señaló.

Gallardo Sánchez comentó que el horno está elaborado con mortero y ladrillo refractarios, resistentes a las altas temperaturas.

El calor emitido por el gas convencional LP entra por una esquina y por el otro lado acondicionaron la entrada del aire con una secadora de cabello que contribuye a la combustión y, de manera tangencial, envuelve todo el crisol con el calor, expuso.

Actualmente el horno se encuentra en un laboratorio de prácticas al aire libre en el CECyT-4, donde lo utilizan los alumnos a partir del tercer semestre para la materia de Tecnología de los Materiales, enfatizó.

Notimex