MILENIO DIGITAL 
28 de abril de 2015 / 06:06 p.m.

México.- El médico de principios del siglo XX Duncan McDougall argumentaba que el cuerpo perdía 21 gramos de su cuerpo al morir, lo cual representaba el peso de su alma. Aunque su teoría ya está por demás rebasada, el concepto es indudablemente bello y también inspirador. Alejandro González Iñarritu le puso así a una de sus mejores películas y un diseñador industrial creó un original recipiente para ceniza alrededor del mismo concepto.

El danés Mark Sturkenboom desarrolló una urna interactiva para viudas. Se trata de una caja hecha a mano que contiene un espacio para el anillo de compromiso, un difusor que debe llenarse con la loción del fallecido, un amplificador que puede usarse como puerto para iPhone y lo más original: un dildo de vidrio soplado con 21 gramos de ceniza.

El danés describe su creación de la siguiente manera:

“21 gramos es una caja de memoria que permite a la viuda regresar a sus recuerdos íntimos con su amado perdido. Después de la muerte, la intimidad ausente es tan sólo un aspecto del dolor y el luto. Esta es la base de 21 Gramos. La urna ofrece la posibilidad de conservar 21 gramos de ceniza como muestra de deseo inmortal. Al reunir diferentes momentos nostálgicos como el olor de su perfume o revivir el momento en que recibió el anillo de compromiso, se abre una ventana para volver a los momentos de amor e intimidad. [Ella] podrá tener una noche íntima con su amado de nuevo.”

La inspiración de Sturkenboom provino de su amistad con una viuda y la “horrible caja” en la que guardaba las cenizas de su esposo. Al mismo tiempo, el diseñador se topó con un artículo sobre los tabús alrededor del sexo, la intimidad y las viudas y pensó que podría crear un objeto que representara el amor y la intimidad de una pareja.