16 de enero de 2014 / 12:52 a.m.

Los Ángeles.- La imagen de Rateb Malis, un pequeño de un mes que sobrevivió a un brutal ataque del régimen de Al Assad con barriles bomba dio vuelta al mundo.

Ya pasó una semana y el bebé goza de buena salud tras el ataque en que que se vio rodeado.

El ataque del régimen de Al Assad ocurrió en Duma, al noreste de Damasco.

El gobierno sirio suele usar bombas de barril, las cuales contienen cientos de kilos de explosivos y provocan daños masivos al caer. Los activistas las describen como "barriles de sangre" debido a su efecto devastador.

Más de 130 mil personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011 y de ellas al menos 66 mil son civiles, informó este martes el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El organismo, con sede en Londres, aseguró que hizo un recuento desde el 18 de marzo de 2011, contando al primer muerto en la provincia de Deraa (sur), hasta el 30 de diciembre de 2013.

Entre los 66 mil 203 civiles, hay más de siete mil menores de edad y cuatro mil 695 mujeres mayores de 18 años.

La revolución siria estalló en marzo de 2011, en medio de la Primavera Árabe, antes de convertirse en una guerra civil entre el régimen y grupos armados, que incluyen brigadas formadas por soldados desertores y organizaciones jihadistas, algunas de ellas afines a la ideología de Al Qaeda y en cuyas filas luchan combatientes extranjeros.

Agencias