MILENIO DIGITAL
16 de septiembre de 2017 / 11:54 a.m.

ESPECIAL.- Hay algo en los payasos que los hace de los personajes más temidos. Su cara blanca, cabello extraño y nariz roja hacen que más de una persona prefiera mirar hacia otro lado o salir del lugar en donde están. A este miedo irracional se le llama coulrofobia.

Pero, ¿cómo es posible tenerle miedo a algo que debería hacernos reír? Según la teoría freudiana, esto se debe a la rareza de estos personajes, pues tienen algo suficientemente familiar como para reconocerlos pero tan extraño como para provocarnos escalofríos, explicó al sitio Vulture Steven Schlozman, psiquiatra de la Escuela de Medicina de Harvard y profesor de la psicología del horror.

Para el psicólogo social Frank McAndrew, quien hizo un estudio sobre la naturaleza de lo escalofriante, dijo a National Geographic que los payasos tienen una combinación perfecta de cosas locas: “no sólo son juguetones y tienen una apariencia extraña, sino que detrás de todo ese maquillaje no puedes saber quién o qué está sintiendo”.

Tenebrosos desde sus inicios


El origen de los payasos se puede rastrear hasta la civilización egipcia, según el sitio Smithsonian; sin embargo, los ejemplos más populares son los bufones de la Edad Media y el primero en utilizar la palabra “payaso” fue Shakespeare, alrededor del año 1500.

Según Schlozman, cuando los bufones de la Edad Media no cumplían su función y no hacían reír al rey, tenían que ser mutilados para que estuvieran sonrientes todo el tiempo.

La imagen del payaso actual, con maquillaje y una vestimenta muy particular, no apareció sino hasta el siglo XIX y su aspecto ha cambiado muy poco desde entonces. Se cree que no fue sino hasta la década de los 70 cuando los payasos empezaron a causar pánico entre la gente, luego de que se conociera el caso de John Wayne Gacy, un asesino serial que solía disfrazarse de payaso.

Gacy fue acusado de matar a más de 33 personas entre los años de 1972 y 1978, tiempo durante el cual acudía a fiestas infantiles, desfiles o eventos de caridad caracterizado del Payaso Pogo.

John Wayne personificando a 'Pogo'. | FOTO: ESPECIAL
John Wayne personificando a 'Pogo'. | FOTO: ESPECIAL

Tiempo después, en 1986, Stephen King publicó la novela It que contaba la historia de un grupo de niños que era aterrorizado por un payaso llamado Pennywise. Cuatro años después, se adaptó a una miniserie y posteriormente a una película.

Diecisiete años después, hay una nueva versión de Eso, con un nuevo Pennywise pero con el mismo miedo a los payasos de aquellos que vimos, aunque fuera un fragmento de la temida versión de 1990.


pjt