MULTIMEDIOS DIGITAL
19 de mayo de 2017 / 07:18 p.m.

ESPECIAL.- Un hombre identificado como Michael Daws, de 32 años, inició una demanda a principios del presente años en contra de su padre Dave y su madrastra Angie, después de que se negaran a seguir pagando sus gatos.

Pero esta no era una petición común, en 2011 Dave y su esposa había ganado el premio mayor de la lotería Euromillones de 150 millones de dólares.

Tras recibir el monto, el padre compartió con su hijo alrededor de 2 millones, pero meses después Michael y su pareja gastaron todo el dinero y sus padres decidieron no seguir financiando su estilo de vida.

Sus quejas llegaron hasta un tribunal argumentando que su progenitor le comentó que no tendría que preocuparse más por dinero el resto de su vida, razón por la cual abandonó su trabajo.

Un juez de nombre Nigel Gerald, declaró que "el padre no tiene porque continuar financiando a su hijo derrochador. No hay una base racional o de sentido común que pueda concluir que él puede venir a pedir dinero cada vez que se le acaba", después de escuchar ambas partes.