ap
13 de octubre de 2015 / 05:17 p.m.

Connecticut.- Un jurado de Connecticut rechazó el intento de una mujer de demandar a su sobrino de 12 años por provocarle lesiones que asegura sufrió tras un saludo efusivo durante la fiesta de cumpleaños del menor hace cuatro años.

Jennifer Connell, residente de la ciudad de Nueva York, acusó al niño de Westport de actuar de manera irracional cuando le brincó a los brazos durante su fiesta de 8 años, provocándole una caída en la que se fracturó la muñeca. Entabló la demanda en la Corte Superior de Bridgeport buscando una compensación de 127.000 dólares.

Los seis miembros del jurado hallaron que el niño no era responsable.

El diario reportó que la demandante rechazó emitir comentarios durante su paso frente a la prensa a las afueras del juzgado.

Connell, una mujer de 54 años, testificó que ama a su sobrino, pero que piensa que debería ser más responsable. Dijo que cuando el niño se le lanzó, cayó al suelo intentando agarrarlo.

"Lo recuerdo que me gritó: 'tía Jen, te quiero', y luego salió volando hacia mí", testificó.

Connell argumentó que sus lesiones interrumpieron de manera abrupta su vida en Manhattan. Le dijo al jurado la semana pasada que recientemente estaba en una fiesta y "me fue difícil sostener mi plato de entremeses".

La demanda citaba: "Las lesiones, pérdidas y daños de la demandante fueron provocados por la negligencia y descuido del menor acusado debido a que un niño razonable de 8 años, bajo esas circunstancias, sabría o debería saber que un saludo tan efusivo como el suyo podría provocar daños y pérdidas como los sufridos por la demandante".

El niño, el único acusado, apareció en la corte con su padre, Michael Tarala. No se pudo localizar un número telefónico para contactar a Tarala y la madre del menor falleció el año pasado.