31 de mayo de 2014 / 04:22 p.m.

Los Ángeles.- Según investigaciones, determinadas fragancias atraen al género opuesto como el olor de la tarta de calabaza y lavanda en el caso los hombres, y la de los polvos de talco, en el de las mujeres.

En este sentido, la influencia de los olores en el cortejo humano era de sobra conocida, pero se creía vinculada a la evaluación emocional del cerebro.

Un nuevo estudio ha demostrado que un olor placentero modifica directamente la forma en que percibimos los rasgos faciales de otra persona, haciéndola más atractiva a nuestros ojos.

Los productos perfumados se llevan empleando durante siglos para mejorar la apariencia personal y, en vista de los resultados de este trabajo, lo consiguen de forma literal.

En el experimento se pidió a 18 participantes adultos, dos tercios de los cuales eran mujeres, que evaluaran el atractivo y la edad de ocho rostros femeninos a través de la visualización de fotografías.

De forma simultánea, los investigadores liberaron aceite de pescado y aceite de rosas, y comprobaron que la agradabilidad del olor influyó directamente en la calificación del atractivo de los rostros, no así en la estimación de la edad.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL