MAYTE VILLASANA
25 de abril de 2017 / 10:48 p.m.

MONTERREY.- Situaciones tan cotidianas como el tráfico o tan delicadas como la inseguridad, influyen en el estado de ánimo de las personas. Pero no siempre esos sentimientos de angustia o tristeza son pasajeros y podrían afectar en la salud mental.

"Cuando una persona está en un estrés constante genera posteriormente un proceso depresivo", dijo Lorena Fernández Hernández, presidenta de la Asociación Mexicana de Psicoterapia.

Hoy en día el trastorno afectivo más frecuente es la depresión, considerada la enfermedad del siglo XXI. Y es la principal causa de discapacidad, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Involucra síntomas a nivel afectivo, a nivel cognitivo, a nivel somático, en donde hay una tristeza patológica en donde hay un desgano", dijo.

La depresión ocupa el primer lugar en la lista de factores que disminuyen la esperanza de vida de las mexicanas.

“La serotonina es un neurotransmisor que está relacionado con el control de los estados de ánimo, es el que nos hace que se maneje el equilibrio", indicó.

Pero no discrimina raza, edad o historia personal, tampoco es exclusiva de hombres o mujeres.

Lorena Fernández, presidenta de la Asociación Mexicana de Psicoterapia, señala que incluso un niño puede nacer con depresión.

"Hay ciertas sustancias que traspasan la barrera de la placenta y ahí están las emociones, las emociones son sustancias bioquímicas y el niño está recibiendo constantemente, digo constantemente, sentimientos de tristeza, de depresión, pues puede nacer con una cierta predisposición".

Cerca de 25 millones de mexicanos padecen esta enfermedad. De no tratarse, podría desencadenar en adicciones o suicidio.

Esta patología se ubica en el top ten de las principales consultas externas en el IMSS y el ISSSTE.

Hay niveles de depresión que pueden ser atendidos con un tratamiento de psicoterapia para resolver la manifestación inadecuada de las emociones.

"A nosotros nos toca poder encontrar qué es lo que está ocasionando esto a través de técnicas, procedimientos, resolverlos para que la emoción se complete y tome su curso normal", dijo Fernández Hernández.

Pero para los grados más altos es necesario acudir con un psiquiatra que recetará fármacos controlados.

"Por eso los medicamentos lo que hacen es volver a restablecer la bioquímica del cerebro para que entonces se encuentre el equilibrio y la persona pueda manejar su estado de ánimo", dijo.

Según investigaciones del Hospital Universitario, el 60 por ciento de la población en Nuevo León padecerá depresión en algún momento de su vida.

Alfonso forma parte de ese porcentaje desde hace 30 años. En la siguiente parte le contaremos su historia.