AP
11 de febrero de 2016 / 06:20 p.m.

Nueva York.- El riesgo de una persona de volverse deprimida o adicta al tabaco pudiera estar influenciado por ADN heredado de los neandertales, afirma un nuevo estudio.

Científicos encontraron evidencia de que un fragmento de ADN del hombre de Neandertal puede estimular el riesgo de tabaquismo y otros pudieran aumentar ligeramente o reducir el riesgo de depresión.

Es el más reciente de una serie de estudios de la herencia genética de los neandertales en el hombre moderno. Estudios previos indicaron que aumenta los riesgos de alergias, por ejemplo.

Los neandertales y el hombre moderno se separaron en el árbol evolutivo hace 300.000 años. Pero antepasados del hombre moderno sostuvieron relaciones sexuales con los neandertales hace unos 50.000 años tras salir de África. Así que en las personas de origen europeo o asiático alrededor de 2% del ADN proviene de los neandertales.

Estudiar ese ADN puede ayudar a descubrir claves sobre las raíces biológicas de algunas enfermedades, dijo Tony Capra, genetista evolucionario en la Universidad Vanderbilt. Es uno de los autores principales del estudio, que fue publicado el jueves en la revista Science.

El ADN vinculado con la depresión y el tabaquismo afecta el riesgo de padecerlos, pero no produce en sí esos problemas.

Los científicos se centraron en partículas de ADN de neandertales que habían sido identificados en estudios previos. Buscaron efectos de 1.500 de ellos en historiales médicos de unos 28.000 estadounidenses de origen europeo de quienes tenían información genética.

Un análisis respaldó una influencia previamente indicada de riesgo de depresión, con algunos trozos de ADN que elevaban el riesgo y otros lo reducían. En general, ese ADN afectó el riesgo en 1%. Para un individuo, el efecto dependería de cuáles partículas tiene esa persona, dijo Capra.

Un segundo análisis encontró evidencia de que un trozo particular del ADN de neandertales, bastante inusual en la población estudiada, aumentó al doble el riesgo de que la persona se vuelva adicta al tabaco.

El tabaco no estaba disponible para los neandertales, así que "ellos no andaban por ahí fumando cigarrillos", dijo Capra en una conferencia de prensa el jueves. Es difícil determinar cuál efecto, si alguno, tuvo esa partícula de ADN en ellos, agregó en una entrevista telefónica.

Kenneth Kendler, experto en genética en la Universidad Virginia Commonwealth, quien no participó en el estudio, dijo que se sentía escéptico de que el efecto en el tabaquismo pudiese ser tan fuerte, dados estudios previos de influencia genética en la adicción al tabaco.

En general, Kendler dijo que encontraba la evidencia sugerente, pero no convincente, sobre las influencias propuestas en la depresión y el tabaquismo.

El estudio vinculó además el ADN de los neandertal a algunos otros padecimientos de la era moderna, como las costras epidérmicas llamadas queratosis actínica, problemas en el sistema urinario y una tendencia inusualmente fuerte a padecer coágulos.

Sriram Sankararaman, de la Universidad de California en Los Ángeles, quien dirigió en el 2014 un estudio de ADN de neandertal en humanos, dijo que encontraba el nuevo estudio "realmente fascinante".

Capra dijo que el ADN de neandertal adquirido por los primeros humanos pudiera haberles ayudado a adaptarse y sobrevivir en el ambiente ancestral, pero que en el mundo de hoy ese legado genético es neutral o ligeramente perjudicial.