27 de agosto de 2014 / 01:59 a.m.

México. — Dos antiguas ciudades mayas descubiertas recientemente por un equipo internacional de científicos en México podrían contribuir al entendimiento de la historia de las primeras capitales al sur del imperio, las cuales fueron abandonadas con el tiempo y sustituidas por grandes ciudades en la península de Yucatán.

Ambos sitios arqueológicos se encuentran en la parte sureste del estado de Campeche, en la península de Yucatán, que da al golfo de México.

El primero, conocido como Tamchén, cuenta con plazas, palacios y una pirámide de 15 metros (45 pies) de alto. Tamchén significa en maya "pozo profundo" y adopta el nombre del conjunto de chultunes, depósitos subterráneos de agua, que existen en la zona.

El segundo, conocido como Lagunita, fue descubierto por primera vez hace 40 años por el investigador estadounidense Eric von Euw.

Sus bosquejos de varios monumentos que incluyen una fachada que semeja las mandíbulas de un reptil, jamás fueron publicados y se perdió la ubicación del lugar. Los científicos aprovecharon los dibujos y fotografías para localizar nuevamente las ruinas.

"Es asombroso que se continúen descubriendo más sitios arqueológicos", dijo Lisa Lucero, antropóloga de la Universidad de Illinois. Las ciudades se ubican en una zona considerada zona protegida o tierra de nadie, agregó.

"Hemos comenzado a llenar los vacíos... tenían una densidad de población mayor de lo que creíamos y contaban con centros y granjas", apuntó.

Las construcciones son indicio de que Lagunita era un lugar de importancia regional, dijo el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

Los descubrimientos ayudarán a los arqueólogos a que estudien las historias culturales y políticas de una zona conocida como las Tierras Bajas Centrales de la región maya, que se encuentran en una zona distante de la Reserva de la Biósfera de Calakmul, agregó.

Los investigadores encontraron características únicas en las ciudades perdidas, como las formas de algunos altares y de los jeroglíficos.

Lucero afirmó que los nuevos hallazgos podrían explicar mejor la conexión de los centros mayas del sur, como Palenque, en Chiapas, y Tikal, en Guatemala —que fueron abandonados— con los posteriores centros al norte como Chichén Itzá.

FOTO: Ap

AP