multimedios digital
25 de octubre de 2015 / 04:01 p.m.

Monterrey.- Despertó en un cuarto de hospital. A su lado sólo encontró tres cosas: café, efectivo y una nota. En su momento estaba confusa, no sabía cómo había llegado ahí, pero Tom se lo contó en un emotivo mensaje.

Ellie Farnfield se acordó que era de noche cuando regresaba de dar las clases de gimnasia, a bordó el tren rumbo a Londres, pero en el viaje sufrió un ataque de epilepsia.

El escrito con plumón azul sobre una hoja de rayas la cautivó…

Carta a Eleanor

“Hola Eleanor. Espero que cuando leas esto ya te sientas mejor. Tuviste convulsiones en el tren, así que me bajé contigo. No te golpeaste la cabeza, pero puede que haya dañado tu pierna mientras intentaba ayudarte; ¡momento en que me di cuenta que estabas teniendo un ataque! ¡Perdón!"

Las disculpas no terminaron ahí, ese misterioso hombre se aseguró que pudiera regresar a casa, pero sin antes despertarse con un buen café.

"También discúlpame por no haberme quedado contigo, pero aquí te dejo un café que podría reanimarte y 10 libras para asegurarme de que puedas volver a casa. Perdóname, no tengo mucho dinero, así que espero que no vivas demasiado lejos. Contacté a algunas personas desde tu celular y ayuda médica, quienes vienen en camino, mientras te acompañan los pasajeros del tren.

Te deseo lo mejor y que tengas una pronta recuperación. Tom."

Esa muestra de atención y amabilidad cambió su modo de pensar sobre la humanidad. Y ahora ella ha compartido en Facebook que quiere conocerlo, regresarle el dinero y darle las gracias.

La búsqueda aún continúa. O al menos así lo ha informado hasta este viernes 23 de octubre al agradecer a los usuarios que han difundido la peculiar historia y que se sentará a esperar mientras cruza los dedos por encontrarlo.

¿Te has topado con algún Tom?