MILENIO DIGITAL
1 de agosto de 2017 / 12:29 p.m.

ESPECIAL.- Uno de los sueños más latentes de una mujer, es el día de su boda. Puede llegar con bombo y platillo, como siempre lo ha pensado, o puede que jamás se cumpla.

Ahora te presentamos estas categorías de mujeres que se han obsesionado con casarse, según los especialistas en relaciones sociales e interpersonales. Si te identificas, revisa bien tus propósitos y sal de ahí.

'ES EL SIGUIENTE PASO'

Esta chica está convencida de que el siguiente pasodespués de un noviazgo largo es la boda. Pero no, no es que él te deba la boda. Una relación larga no garantiza un matrimonio exitoso, analiza si realmente ese es el futuro que quieres.

Si no hay anillo, no hay problema. Digamos que no fue la elección adecuada en el tiempo apropiado, así que siéntete libre de elegir a la persona adecuada para casarte.

'ESTOY ILUSIONADÍSIMA'


Ella es la chica que no está enamorada del novio, ni de la relación, sino de la idea de la boda. Lo único que quiere es una fiesta, el vestido, pastel, comida, el evento en general, pero deja de lado lo realmente importante, el matrimonio.

Recuerda que a partir de ese paso, ya no sólo serán ella y él, sino una familia que tendrá.

'ÉL ME VA A MANTENER'


Es una chica que sólo piensa en quién la mantendrá, y cuando se casa, es la mantenida que piensa que la obligación de un hombre es proveerla de todo: dinero, trecho y comida, sólo por ser su mujer.

El riesgo es que deje de ser ella misma sólo para conservar esos privilegios de la relación, es decir, que se convierta en la propiedad de su pareja. Este concepto de matrimonio está muy fuera de la realidad.

'MI FAMILIA ME PRESIONA'


La presión social es uno de los casos por los que las chicas deciden dar el gran paso sin pensarlo, ya que las amigas, familia y gente le recuerdan que se está pasando de edad, o bien, su autoestima herida le hace sentirse desafortunada si no encuentra esposo.

Encontrar marido no es como ir a la tienda de la esquina; hay que salir, explorar, conocer y besar varios sapos antes de encontrar al príncipe azul. Estar casada no es sinónimo de éxito, cada quien tiene su historia.


pjt