14 de febrero de 2014 / 04:43 p.m.

Monterrey.- Era un soleado jueves cuando Beatriz Rodríguez decidió conservar a su mascota por siempre. "Cookie", una perrita criolla de color amarillo de 17 años había fallecido de cáncer, por lo que se dirigió a Eternal Cremación de Mascotas para incinerar a su compañera de toda la vida.

Desde el 26 de mayo de 2011 Beatriz contempla a Cookie desde aquélla brillosa urna de madera, situada sobre un buró enseguida de su cama, brindándose la compañía que ambas siempre necesitaron.

"Cuidé mucho a mi hija, la chiflaba a morir, era mi adoración. Su cumpleaños se lo festejaba en septiembre 9 y cuando cumplió 15 años le hice su pastel, y obvio, ella fue la primera que comió de él, ¡le encantó! Era muy obediente, nunca tuve problemas con ella", declaró la dolida dueña.

El impacto emocional que tiene la muerte de un animal de compañía puede ser tan significativo para sus dueños como el que causa la muerte de un familiar.

Una vez llegado este momento sin retorno, el amo debe dedicarle una forma particular para darle el último adiós o al menos el más digno.  

Hoy en día las personas tratan de recobrar el cariño de sus mascotas a través de una nueva tendencia: conservar las cenizas de su fiel compañero.

Servicio funeral privado

Dentro del área metropolitana de Monterrey existen sitios dedicados exclusivamente a prestar servicios funerales para los desconsolados dueños.

"Hay personas que quieren tanto a sus mascotas que son capaces de hacer cualquier cosa por ellos, incluso llegan a humanizarlas sin darse cuenta. En este caso, nosotros contamos con servicio de cremación, con el cual buscamos brindar una manera alternativa para despedir a las mascotas", aseguró el Médico Veterinario Zootecnista, Eduardo Martínez Arriaga, quien lleva más de 10 años brindando este servicio.

"Todavía no es muy demandante, pues son pocas las personas que se animan a tener a sus mascotas en ese estado", indicó.

Los precios varían según el peso del animal. Oscilan entre mil 200 y mil 800 pesos. En ciertas ocasiones el importe puede aumentar si se requiere una urna personalizada.

Servicio funeral público

Otra alternativa es acudir a los Centros Antirrábicos municipales, lugar donde se canalizan los cuerpos para darles un final más decoroso.  

En estos sitios el dueño realizará una cooperación significativa por la estadía y cremación del cadáver, y la dependencia se hará cargo de deshacerse de los restos de una forma higiénica.

Es importante señalar que la gente estaba acostumbrada a dejar el cadáver de su perrito o gatito en algún basurero, ahora existen múltiples asociaciones que apoyan en esta labor.

Sobre la regulación

Incinerar y preservar los restos de las mascotas son temas contemplados  en la normativa vigente de la Secretaría de Salud Pública.

Dicha institución es la responsable de regular ese tipo de prácticas y establecimientos. Los lugares dedicados a esta práctica requieren de un permiso para cuya obtención es necesario cubrir con determinados requisitos.

"La cremación es el procedimiento actual más recomendado. Ya no requiere de un lugar específico…Con estas acciones se eliminan problemas sanitarios como posibles focos de infección, la putrefacción y descomposición de los restos, el envenenamiento de aguas, entre otras", declaró el Secretario de Salud Pública, Jesús Zacarías Villarreal Pérez.

"No es un asunto que ataque al medio ambiente, aunque cabe recalcar que estos hornos se encuentran fuera del área conurbada.... Todo aquel establecimiento que no llegue a cumplir con las normas y requerimientos establecidos, por esta Secretaría, se hará merecedor de una sanción", advirtió Villarreal Pérez.

Sin duda, el trato hacia la mascota es un indicador para comprender la escala de valores y necesidades de una cultura específica. La compañía que en determinado momento éstos brindan, son motivo para ser tratados de una manera especial. 

Mayte Villasana