ALAN ELÍ PÉREZ
17 de marzo de 2017 / 08:46 p.m.

ESPECIAL.- Un cachorro que se encontraba en entrenamiento para la detección de explosivos tuvo que ser sacrificado por autoridades de Nueva Zelanda luego que el animal invadiera el área de pistas del aeropuerto de Auckland.

De acuerdo con la prensa local, el perro bautizado como "Grizz" se asustó cuando personal de la corporación de seguridad AVSEC pretendía ingresarlo a un vehículo oficial, por lo que el animal terminó huyendo a la zona de aterrizaje y despegue de aviones, donde a pesar de los múltiples intentos por asegurarlo, éste simplemente no permitió que nadie se le acercara.

Tras varias horas de intentar atrapar al cachorro, la dirección del aeropuerto ordenó a los oficiales abatir al can, ya que había provocado el retraso de al menos 16 vuelos nacionales e internacionales, situación que significó pérdidas económicas para algunas aerolíneas.

La medida adoptada por las autoridades aeroportuarias fue duramente criticada por usuarios de las redes sociales, quienes señalaron que la muerte del can era innecesaria.

De acuerdo a la prensa local, los perros entrenados por la compañía AVSEC son muy valiosos ya que para su preparación se invierten aproximadamente 70 mil dólares.