17 de febrero de 2015 / 03:51 a.m.

                       Javier Salazar Martínez y Brett Homero Cisneros Zaleta 

Nuevo Laredo.- Brett Homero Cisneros Zaleta, quien contaba con 27 años y era originario de Nuevo Laredo y Javier Salazar Martínez, de 58 años edad y oriundo de Anáhuac Nuevo León quien impartía clases en una secundaria de Nuevo Laredo, murieron cuando viajaban en el autobús de Transportes Frontera que fue impactado por el tren en el kilometro 196 de la carretera Nuevo Laredo, Tamaulipas- Ciudad Anáhuac.

Cisneros Zaleta, era docente y fue egresado de la Facultad de Enfermería de la UAT, pese a su juventud, estudió una maestría en enfermería. Era enviado por parte de la Facultad de Enfermería a la ciudad de Nueva Rosita, Coahuila, para que otorgara clases a los alumnos del vecino estado. Este lunes 16 de febrero, familiares, compañeros y amigos le dieron el último adiós.

Ever Omar Zaleta Ramírez, hermano de Brett, mencionó el martirio que vivió desde que se enteraron de lamentable tragedia.

"Lo buscamos toda la madrugada y preguntando a Protección Civil, Bomberos, los hospitales, preguntamos en todos y nada, teníamos la esperanza que se hubiera quedado en Anáhuac".

La misa se llevó a cabo en la iglesia Santísima Trinidad ubicada en la colonia Hidalgo al poniente de la ciudad fronteriza, en donde más de 300 personas acudieron.

Mientras tanto, con un homenaje y honores a la bandera mexicana, los alumnos de la Escuela Secundaria Técnica Número 47, de Nuevo Laredo, despidieron a quien fue su maestro de Matemáticas y de Electrónica, Javier Salazar Martínez, quien era Ingeniero en Electrónica y que por más de 30 años, viajaba todos los días en autobús de Anáhuac a Nuevo Laredo, para acudir a la secundaria a dar clases.

De acuerdo a los alumnos, Salazar Martínez, se convirtió antes de ser su maestro en su amigo, ya que les daba consejos y sobre todo les tenía mucha paciencia cuando se portaban mal.

"Lo vamos a extrañar profe", "Que en Paz Descanse" "Javier Salazar Martínez, lo queremos mucho, lo extrañaremos, siempre". Eran parte de los mensajes que los alumnos laboraban en los salones.

Los restos del docente fueron sepultados el pasado domingo 15 de febrero en su natal Anáhuac, Nuevo León.

Hoy Javier y Brett, fueron recordados como grandes seres humanos y que vivieran en los recuerdos de cientos de personas que los llegaron a conocer en vida.

FOTO Y TEXTO: Ricardo Hernández /Milenio