NOTIMEX
14 de junio de 2016 / 05:17 p.m.

MÉXICO.- El consumo de drogas inhalables causan deterioro cognitivo y conductual por un largo periodo tras abandonarlas, advirtió investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría Dr. Ramón de la Fuente Muñiz, Nayeli Páez.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la especialista mencionó que en las secundarias y preparatorias de la Ciudad de México, los inhalables son la segunda droga más consumida.

Páez indicó que se calcula que estas sustancias son consumidas por lo menos una vez en 10.8 por ciento en los hombres y 10.0 por ciento en las mujeres.

Debido al bajo costo y su facilidad para adquirirlas, pues se encuentra en productos legales, esta droga se convierte en presa fácil de los jóvenes, señaló la psiquiatra.

“Los niños pueden tener acceso fácilmente a estos productos, desde unos marcadores en la papelería, pegamentos o tíner en la tlapalería, e incluso el barniz de uñas que nos puede parecer tan inocuo”, detalló.

Además, Páez dijo que los niños en situación de calle refieren que inhalan las sustancias para no sentir hambre, frío y para quitarse la ansiedad ante su situación y apagar los sentimientos de soledad.

“Ahora los chicos que inhalan se han vuelto muy sofisticados, porque ahora mezclan el tíner con algunos aromas, ellos los llaman sabores y puede ser cualquiera: fresa, vainilla, guayaba, en fin. Entonces ese aroma desagradable queda enmascarado con estos aromas agradables, lo que puede alentar a un mayor consumo”, argumentó.

La especialista mencionó que los productos utilizados como drogas inhalables representan una amplia mezcla de sustancias; por ejemplo, el tolueno es el compuesto que se encuentra de manera invariable en cada uno de estos productos y es el responsable de las alteraciones neurológicas.

Uno de los efectos más reportados por el consumo crónico de estas drogas es la pérdida de memoria, las alucinaciones, ansiedad y depresión.

De acuerdo con la psiquiatra, estos tratamientos tienen resultados positivos en los pacientes motivándolos a retornar a sus estudios, sentirse seguros y mantener periodos de abstinencia.