16 de febrero de 2014 / 04:15 p.m.

¿Te ha pasado que cuando metes tu jersey favorito en la secadora, sale reducido, preguntándote  ¿Qué ha pasado?.

La lana es pelo de animal y como tal, la parte externa está cubierta de escamas microscópicas.

Si lavamos un jersey hecho con esta fibra en la lavadora, los constantes giros harán que las fibras se enreden unas con otras, se enganchen y superpongan entre ellas, forman hilos cada vez más gruesos, rizados y cortos.

El resultado es una prenda de tela compactada, encogida y ligeramente deformada.

La lana no es el único tejido que encoge. Lo hacen casi todas las fibras naturales, como la seda, el algodón o el lino cuando se someten a una temperatura de entre 30 y 40ºC bien por lavado o por el calentamiento del secado.

Para mantener la ropa en buen estado lo ideal es lavarla a mano con un detergente suave, con agua fría y secarla al aire.

Cabe señalar que  China es el mayor importador de lana cruda seguida por Italia.

Y que dos tercios de la lana se usan para hacer prendas, como suéteres, vestidos, lencería, abrigos y trajes. Un poco menos de un tercio va a la manufactura de sábanas y alfombras. El resto va para usos industriales, tales como el aislamiento térmico y acústico en la construcción de casas.

Agencias.